Un proyecto colombiano MIBKCLUB para mejorar la economía de familias con pocos recursos ha resultado ganador en una de las categorías de la segunda edición de los Premios Fundación MAPFRE a la Innovación Social.

Se trata un sistema de suscripción mensual que combina una oferta de diferentes servicios de ahorro, seguro, salud, educación o vivienda, “amortiguadores de la pobreza”, para que familias con bajos recursos puedan reorientar parte de sus presupuestos a través de un canal innovador creado a la medida de sus necesidades.

Para generar confianza en las familias la tecnología, el canal digital se combina con la participación de asesoras comunitarias integrales. Vecinas líderes de las comunidades, que escuchan las necesidades, que acercan el producto y que con esta participación también generan ingresos para sus propias familias. “No es alguien que viene a venderme un producto. Es mi vecina que viene a traerme herramientas a mi hogar que van a generar para mi familia”, explica Maribel Torcat creadora de esta iniciativa.

Considera que este premio “es el reconocimiento al trabajo y al esfuerzo del equipo y, por supuesto, una oportunidad para ampliar el impacto de nuestro proyecto, porque evidentemente este dinero lo vamos a utilizar para mejorar nuestra tecnología y proporcionar este servicio a más población”.

Ha sido la gran sorpresa de los premios por ser, de las tres propuestas finalistas en la categoría Insurtech, la que menos base tecnológica tiene. Frente a ella, la brasileña ManejeBem es una red social que conecta a pequeños agricultores con profesionales que les asesoran, a través de una aplicación móvil, para un desarrollo rural sostenible o diagnóstico de plagas. Por su parte, la española Speakeare de Cubelizer, ofrece un servicio no intrusivo de monitorización permanente de personas mayores que permite activar un asistente automatizado en caso de que sufran un accidente o se encuentren enfermas.

Los ganadores de cada categoría han recibido un premio que asciende a 30.000 euros para desarrollar sus proyectos.

Abrir puertas

El acto de entrega de los premios, celebrado ayer en Madrid, ha sido inaugurado por Antonio Huertas, presidente de Fundación MAPFRE, quien ha destacado que “el impulso de estos premios abre muchas puertas”. En este sentido, ha hecho referencia a los tres ganadores del año pasado, en concreto a Salva Gutiérrez, ganador de la categoría e-health y creador de MJN Neuroserveis, que está a punto de empezar a comercializar un pequeño dispositivo electrónico capaz de predecir las crisis epilépticas; Comunidad 4 Uno, ganador en la categoría Insurtech, entidad que creó una aplicación móvil que ya permite a 2.000 empleadas del hogar de México acceder a seguros básicos por menos de 5 euro al mes; y Scoobic, ganador de la categoría de Mobility and Road Safety, que ha fabricado un vehículo sostenible para el reparto que, además, salva vidas y que próximamente comenzará a circular por Madrid. “En un mundo tan global, parecen pequeños proyectos innovadores, pero permiten generar grandes beneficios, especialmente para aquellos que más lo necesitan. Ayudan a transformar el mundo”, ha indicado el presidente de Fundación MAPFRE.

En su intervención, Huertas ha destacado la necesidad de que las empresas impacten en la sociedad, actuando para, además de obtener crecimiento empresarial impulsar el social. “Las empresas no tenemos otra opción”, subrayó. Por último, anunció que desde hoy, 11 de octubre, se abre la tercera edición, “porque hay muchos proyectos de impacto social que están pidiendo su oportunidad”.

La ceremonia ha sido clausurada por Cristina Gallach, Alta Comisionada para la Agenda 2030.

232 candidaturas, 27 semifinalistas, 9 finalistas y 3 ganadores

Diseñado como un certamen en torno a tres regiones geográficas – Brasil, resto de LATAM y Europa – el objetivo de los Premios Fundación MAPFRE a la Innovación Social es hacer posible el crecimiento de propuestas que, por sus características, contribuyan a resolver y mejorar aspectos concretos del mundo en el que vivimos en las áreas de salud, movilidad y cultura aseguradora.

La convocatoria, en su segunda edición, ha recibido un total de 232 proyectos creados por científicos, investigadores, emprendedores, estudiantes de universidades y escuelas de negocios.

27 de ellos, los más innovadores, optaron a un puesto en las tres semifinales regionales, celebradas recientemente en Ciudad de México, Sao Paulo y Madrid, y a un programa de mentoring para potenciar la visibilidad de sus proyectos. Los 9 ganadores han presentado sus propuestas ayer en la final, en Madrid, ante un jurado formado por expertos en innovación social, que ha elegido los proyectos con mayor potencial de impacto social y los más viables desde el punto de vista técnico, económico y organizativo.

El jurado ha destacado la gran calidad de los proyectos, que aportan soluciones innovadoras eficaces para resolver algunos de los problemas sociales que existen en las diferentes regiones del mundo.