La última edición de ‘Economic Insights’ publicada por el Instituto Swiss Re analiza la situación de la brecha de protección en el ámbito de la salud en medio de la actual pandemia de coronavirus.

“La Covid-19 está empujando a los hogares a una tensión financiera, particularmente en los mercados emergentes. Es probable que esto amplíe la brecha de protección de la salud mundial muy por encima de su nivel récord en 2019”, advierte el informe que se hace eco de un debilitamiento en la resiliencia de la salud global “a medida que caen los ingresos y aumentan los gastos de salud”.

La pandemia ha desencadenado la recesión más profunda en la historia moderna “y esperamos que el PIB real mundial caiga un 4% este año”, lo que justifica el pronóstico pesimista del Instituto. En concreto, la brecha de protección de la salud mundial alcanzó un nuevo récord de 588.000 millones de dólares en 2019.

Asociación de todos los jugadores del mercado

Dentro de este panorama, los mercados emergentes representan casi dos tercios de esta falta de cobertura; además, su puntuación en resiliencia de la salud fue 16 puntos porcentuales más bajo que la de las economías avanzadas.

El Instituto Swiss Re señala que acabar con esta desprotección de amplias capas de la población requiere “asociaciones entre aseguradoras, gobiernos, legisladores públicos, proveedores de servicios médicos y de atención médica que maximicen la eficiencia financiera al compartir los riesgos de la atención médica”.