Hoy en día los CEO están enfocados en construir y afianzar la resiliencia organizacional necesaria para dominar y controlar la disrupción y mantenerse en la senda del crecimiento. Para ser resilientes, los CEO necesitan tener en cuenta un amplio rango de habilidades. “Uno de los hallazgos más convincentes del Informe Global CEO Outlook de este año es que más de dos tercios de los directores ejecutivos creen que la agilidad es la nueva moneda de los negocios. Si no se adaptan a un mundo en constante cambio, su negocio será irrelevante. Esta es una elección difícil. Este enfoque en la agilidad también está redefiniendo lo que entendemos por resiliencia”, afirma Bill Thomasm, presidente de KPMG International.

“En el pasado las organizaciones buscaban defender sus posiciones y utilizar la escala para mantener la ventaja competitiva. Los vientos en contra sociales, económicos y tecnológicos que hemos visto surgir en los últimos años ya no son a corto plazo”, añade el directivo. Para ser resistentes, las organizaciones necesitan sentirse cómodas alterando sus modelos de negocio si quieren seguir creciendo, puntualiza Thomasm.

La confianza en la economía mundial está disminuyendo – y las perturbaciones son cada vez mayores – lo que presenta un paisaje de riesgos dinámico

  • El cambio climático aumenta la agenda de riesgos, de la cuarta posición en 2018 a la número uno este año
  • Conflicto de perspectivas globales. En cuatro economías principales -Australia, el Reino Unido, Francia y China- menos de la mitad de los directores generales confían en las perspectivas de crecimiento de la economía mundial
  • Nueva edad competitiva. Hoy en día, el 63% de los directores generales afirman que, en lugar de esperar a que se les interrumpa, su organización está interrumpiendo activamente su sector, frente al 54% en 2018.

Para dominar la resiliencia, los directores ejecutivos necesitan impulsar una reinvención digital en toda la organización

  • La resiliencia cibernética. En 2019, el 69% de los directores ejecutivos afirma que una fuerte estrategia cibernética es fundamental para crear confianza con las partes interesadas clave, frente al 55% en 2018
  • El 4,044% de los directores ejecutivos tiene previsto aumentar las capacidades de más de la mitad de su fuerza laboral, pero menos de un tercio (32%) prioriza las inversiones en la fuerza laboral en detrimento de las inversiones en tecnología
  • Sólo el 16% de las organizaciones han implementado la inteligencia artificial en la automatización de algunos de sus procesos.

Para ser resistentes, los CEO deben aplicar una presión constante para cambiar y adaptarse

  • Ágil o irrelevante: un 67% de los CEO dicen que actuar con agilidad es la nueva moneda del negocio y ser demasiado lento arriesga la bancarrota; en comparación con el 59% en 2018.
  • La desconexión de la innovación: 84% de los CEO dicen que quieren una cultura en la que se acepte que los errores y las equivocaciones son parte del proceso de innovación, pero sólo el 56% dice que la cultura está en su lugar.
  • El 84% está transformando activamente a su equipo de liderazgo para crear resiliencia.

Los directores ejecutivos flexibles deben ser ágiles, adaptables y estar dispuestos a desafiar el status quo

  • Un nuevo libro de tácticas: 67% dice que la necesidad de actuar con agilidad ha aumentado a medida que el promedio de permanencia de un director ejecutivo está disminuyendo.
  • El 74% de los CEO dice que tuvo un error significativo al principio de sus carreras que pudo superar.