La insurtech chilena Jooycar comenzó su expansión en EE.UU. en enero de este año y  busca quedarse con una notable participación de ese mercado, así lo revela a BNamericas el presidente ejecutivo de Jooycar, Rodrigo Labbé.

La compañía que ya está presente en Perú y México, es la primera insurtech automotriz latinoamericana en lanzar operaciones en Estados Unidos: “La entrada a Estados Unidos es la coronación de una estrategia que diseñamos hace casi tres años”, explica Labbé. “Primero teníamos que expandirnos en Latinoamérica, madurar nuestra tecnología y el software (…) el paso está lejos de ser algo impulsivo; es fruto de una estrategia muy bien diseñada».

Jooycar quiere que su presencia en este país se extienda. La empresa esperan levantar capital “para poder proveer a la empresa de recursos» que les permita acelerar su expansión en Estados Unidos.

La idea es aumentar la penetración de la compañía en el segmento de flotas pequeñas y, a través del desarrollo de ecosistemas comerciales, ofrecer un seguro a la medida mediante los canales digitales y proporcionar una propuesta de valor única para la gestión de flotas en su segmento. “Ese es el core de nuestra expansión, junto con seguir expandiéndonos en Latinoamérica”, señaló Labbé.

Una clara estrategia

La estrategia de la compañía en EE.UU. se centra en los clientes comerciales, es decir, las pymes con flotas de hasta 15 vehículos. “En líneas personales, hay bastante competencia [en Estados Unidos]; hay empresas que lo están haciendo bastante bien (…) y el covid-19 aceleró bastante” el fenómeno, dijo Labbé. “Entonces, sentimos que hay oferta disponible en el mercado para eso; sin embargo, creemos que, en líneas comerciales, la situación es bien distinta”.

EE.UU. ya cuenta con soluciones de gestión de flotas, pero estas están orientadas principalmente a vehículos pesados o grandes flotas. El precio asociado a estos productos, de alrededor de 30 dólares al mes por vehículo, y las exigencias de tiempo del personal de la empresa desincentivan a las pymes de comprarlos, explicó Labbé.

“Nuestra propuesta es completamente distinta. Nosotros entramos con un precio mucho más accesible — 10 dólares por mes por auto— sin contratos, sin cobro por device, sin costo de activación, sin costo de despacho; es mucho más accesible», comentó. “Y el foco de la aplicación está en la simplicidad. Ese es el gran foco y diferenciador que tenemos. Está hecho para este pequeño empresario”.