Las insurtech se han convertido en un poderoso impulsor del cambio en la industria de los seguros, pero no es una solución milagrosa, aseveran desde PwC. Desde la consultora ofrecen tres datos:

  1. 4.150 millones de dólares en inversiones globales en tecnología de seguros en 2018
  2. 28 inversiones de 30 millones de dólares o más en 2018, con grandes rondas de financiación de capital riesgo
  3. Y que el principal riesgo al que se enfrenta la industria global de seguros es la modernización de la tecnología

Pero ante todo esto ¿qué hace el Seguro? Las aseguradoras han comenzado a prestar mucha más atención a los recién llegados al mercado, como son las insurtech. Incluso, las aseguradoras se han convertido en uno de los mayores financiadores de estas nuevas empresas, reconociendo que asociarse con empresas de tecnología puede cambiar las cosas, afirma el análisis. Pero aquí está la dura realidad, añaden: muchas, si no la mayoría de estas relaciones de negocios, no cumplen con las expectativas.

Sobre todo, alertan desde la consultora, cuando las aseguradoras recurren a una insurtech por razones equivocadas, o sin un plan claro y sostenible para extraer valor, fracasarán.

Mirar más allá de las características y la funcionalidad

Desde PwC recuerdan que cuando las compañías de seguros empiezan a explorar las insurtech, a menudo se centran primero en la tecnología, por ejemplo, cuando se busca un nuevo sistema de procesamiento de reclamaciones. “Los líderes miran más allá de las características y la funcionalidad”, matizan.

Estos son los cuatro componentes que llevan un plan de insurtech desde la estrategia hasta la ejecución:

  • Tener una estrategia coherente
  • Elegir modelos de negocio que funcionen
  • Comprender el encaje cultural
  • Gestionar la innovación

“A pesar de lo valioso que puede ser buscar inversiones relevantes en alguna insurtech, esta no es una estrategia de innovación”, recuerdan desde PwC. Hay muchos modelos para innovar bien: laboratorios internos, inversiones de capital minoritario, adquisiciones, capital de riesgo corporativo… Los enfoques más eficaces -añaden- tienen una visión amplia que se centra en una gobernanza global vinculada a una estrategia unificada, un comité de inversión global, criterios vinculados a las prioridades corporativas y la flexibilidad para permitir que las unidades de negocio individuales dirijan sus propias inversiones cuando sea necesario.

Aquí, algunas unas claves, de muchas, que ofrece la consultora: Las compañías de seguros que tienen éxito con este tipo de innovación externalizada tienden a tener una buena idea de lo que quieren lograr y una carta de innovación bien definida. Esto incluye una hipótesis y criterios de inversión sólidos, una clara asignación de autoridad para la toma de decisiones y un comité de inversión cuidadosamente seleccionado que esté alineado con la estrategia general del negocio.

cuando las aseguradoras recurren a una insurtech por razones equivocadas, o sin un plan claro y sostenible para extraer valor, fracasarán

La cultura puede determinar el éxito o el fracaso

Cuando los actores tradicionales de la industria de seguros empiezan a discutir cómo podrían trabajar con una insurtech, la conversación generalmente se centra rápidamente en los elementos tangibles: compatibilidad tecnológica, proyecciones financieras, estructuras legales y términos y condiciones. Esto es comprensible, matiza PwC, es lo que los equipos de desarrollo corporativo hacen bien. Pero las empresas a menudo descuidan un factor que es particularmente importante para determinar el éxito o el fracaso: la cultura.

«Comprender el encaje cultural es importante cuando se considera cualquier transacción que involucre a dos organizaciones distintas. Ya sea como una adquisición, una relación comercial conjunta o simplemente como un proveedor de servicios. Los mismos factores que a menudo hacen que una insurtech sea atractivo -agilidad, pensamiento no tradicional, personal orientado a la tecnología, etc.- pueden tener dificultades cuando se integra con un proveedor tradicional. Si los empleados no ven el valor de quedarse, gran parte del atractivo de la relación puede erosionarse rápidamente», alertan.

Una vez que se hace de la cultura una prioridad, es posible que se empiecen a ver áreas problemáticas potenciales, incluso al principio de la etapa de diligencia. Pero esto ayudará con mayor frecuencia a poder abordarlos y aclarar s lo que es importante para su posible socio comercial y por qué, concluyen desde la cosultora.