Chatbot Meena Google

Mantener una conversación como si de una persona se tratase. Hacer bromas o considerarse “tan bueno jugando al tenis como Roger Federer”. Así es Meena, el chatbot casi humano que ha creado Google.

Aunque aún están en pruebas, la tecnológica ha creado este chatbot gracias a la Inteligencia Artificial y usando un modelo de conversación neural, es decir, que puede lograr habilidades de conversación casi humanas. Además de ir perfeccionándose en el tiempo.

«Meena puede llevar a cabo conversaciones más sensatas y específicas que los actuales chatbot de última generación», afirman los científicos de Google Research, Daniel Adiwardana y Thang Luong.

¿Cómo lo consigue?

Fue construido con el programa Evolved Transformer usando 2.600 millones de parámetros y está entrenada con 341 GB de texto on line tomado de conversaciones de medios sociales de dominio público.

Para alcanzar esos objetivos, Meena fue construida como un chatbot de dominio abierto. A diferencia de los asistentes de voz como Google Assistant y Alexa de Amazon, Meena puede teóricamente hablar de cualquier cosa, no sólo de los temas ya programados en ella, explican.

Para determinar su rendimiento en relación con otros robots, Google creó el promedio de sensibilidad y especificidad (SSA). El SSA es una prueba para determinar cuán comprensible es el chatbot y cómo se mantiene en la comversación. Meena obtuvo un 79%, la puntuación humana es del 86%.

Esta muestra proporcionadas reveló que Meena es capaz de conversar, pero no es una «discusión brillante». «La conversación suena como dos personas que se encuentran en un evento de networking», concluyen los expertos. Un gran paso, pero hay que seguir trabajando.