“Al Covid-19 yo lo catalogaría como un “rinoceronte gris, no como un cisne negro”. ¿Por qué? Marco Urarte, presidente de la consultora Pharos, lo tienen claro, hay una serie de impactos que ha traído esta pandemia y que han llegado para quedarse. “Estamos en medio de una revolución tecnológica de un alcance inimaginable. La convergencia de la nanotecnología, biotecnología, Inteligencia Artificial, el 5G y la computación cuántica, darán vida a la 5ª revolución tecnológica”. Para hacer frente a esta transformación Urarte desgrana en esta entrevista en exclusiva cuatro retos a los que tiene que hacer frente el sector asegurador, cuatro impactos y ocho conversaciones de futuro.

Cerramos un año de pandemia que ha obligado a las empresas a transformarse: ¿Cuáles han sido los mayores cambios y las lecciones aprendidas durante este año?

Nada como la realidad para imponerse de forma incontestable a las sesudas predicciones de los seres humanos. Decía el Global Risk Report del World Economic Forum (Foro de Davos) 2020 que el principal riesgo al que se enfrentaba la humanidad en 2020 era el cambio climático. Bueno, a fecha de hoy se puede afirmar de forma categórica que ya no es así, aunque lo será, y por desgracia, de forma muy rápida. Nassim Taleb filósofo e investigador libanés formuló en 2007 la conocida como teoría del cisne negro;  dicha teoría es una metáfora que describe un suceso “altamente improbable, casi impredecible”, de gran impacto socioeconómico y que, una vez pasado el hecho, se racionaliza por retrospección (haciendo que parezca predecible o explicable, y dando impresión de que se esperaba que ocurriera): ”todos somos profetas del pasado”.

La mayoría de los estudios han considerado que la COVID-19 ha sido un “cisne negro”, pero yo creo que ha sido por desconocimiento de otras teorías complementarias. Las más significativas son las de los “rinocerontes grises”, “elefantes negros” y “medusas negras”. Al Covid-19 yo lo catalogaría como un “rinoceronte gris”.

Para mí, los principales impactos que han llegado para quedarse son:

  • Cambio en la mirada estratégica: de la proyectiva a la prospectiva
  • Hasta ahora ha sido un modelo exitoso de improvisación y ha de ser un modelo de gestión
  • Transformación digital: se producirá una aceleración
  • Preocupación por la resiliencia de las organizaciones
  • La Sostenibilidad como un eje estratégico de vital importancia

¿Qué caracterizará a esta nueva Era?

  • El deterioro de las relaciones entre Estados Unidos y China. ¿Se producirá la trampa de Tucidides? ¿Estamos asistiendo al nacimiento de la “Pax Sinica”?
  • Debate globalización vs deslocalización vs localización.
  • Divergencia demográfica. * ¿La mitad del siglo XXI será la era de África?
  • Mundo hipervigilado, Debate seguridad vs privacidad.
  • Mayor deuda y la desaparición del dinero físico.
  • Una desigualdad creciente interna en los países y entre los países.
  • Mundo urbanizado.
  • El debate del cambio climático.

Estamos en medio de una revolución tecnológica de un alcance inimaginable. La convergencia de la nanotecnología, biotecnología, Inteligencia Artificial, el 5G y la computación cuántica, darán vida a la 5ª revolución tecnológica.

Estamos en medio de una revolución tecnológica de un alcance inimaginable. La convergencia de la nanotecnología, biotecnología, Inteligencia Artificial, el 5G y la computación cuántica, darán vida a la 5ª revolución tecnológica.

¿Cómo afectarán estos cambios a las aseguradoras? ¿cuáles crees que son los principales retos y oportunidades que se le presenta al sector actualmente? ¿Crees que está sabiendo innovar y llegar al cliente?

Existen cuatro (4) retos a los que se enfrenta el Sector Asegurador, que le llevan a plantear y reconsiderar que pasara en el futuro:

  • El impacto en el mundo asegurador del incremento de la esperanza de vida.
  • El impacto de como la tecnología y la Inteligencia Artificial puede ayudar a competir y a influir en la competencia y en los diferentes players del mercado, tanto actuales como futuribles
  • Las nuevas formas de comunicación con el cliente.
  • La entrada en el ecosistema asegurador de “intrusos”.

Se detectan cuatro (4) grandes impactos transversales en el Sector Asegurador que cualquier agente deberá contemplar:

  • Los Propósitos de las compañías aseguradoras evolucionaran.
  • Los procesos, tanto internos como externos, se reinventarán.
  • La rentabilidad del Sector variara.
  • Aumentara la capacidad de respuesta.

Una vez vistas las cuatro reflexiones que afectan al Sector de modo transversal, es ahora cuando entran en juego las ocho (8) conversaciones de futuro:

  • El futuro de la comunicación digital.
  • El futuro de los
  • El futuro de la razón de ser del Sector Asegurador.
  • El futuro de las experiencias del cliente.
  • El futuro de los
  • El futuro de la distribución y contratación.
  • El futuro del ecosistema tecnológico.

Y en este momento de tanto cambio en la cultura corporativa ¿cuál es el papel de la comunicación digital?

Hay una serie de factores que intervienen en la competitividad en todas las organizaciones. Podríamos afirmar, que “la receta” es única, pero lo que cambia radicalmente es el peso específico, la ponderación de cada uno de ellos. Toda empresa deberá definir el equilibrio que desea conseguir, ya que, sin esta definición, resultará extremadamente difícil el alinear todas las decisiones con los objetivos pretendidos.

En una primera aproximación, definí la siguiente fórmula:

P5IC2

Dependiendo del sector analizado, es posible que tengamos que contemplar otros factores, lo que sí es seguro que los aquí descritos, habrá que gestionarlos. Pasamos a describir dichos factores:

  • Productividad
  • Precio: una de las estrategias posibles es competir en precio, pero reflexionando sobre este aspecto, apreciaremos que únicamente puede competir en precio de forma sostenible en el tiempo, la empresa que tiene los costes más bajos. Es decir, el factor que deberemos gestionar no es el precio sino el coste. Esta reflexión, nos obligara a eliminar una “P” y sustituirla por una “C”.
  • Posicionamiento
  • Personas
  • País
  • Innovación
  • Calidad
  • Cultura

Debido al cambio de la “P” de precio por la “C” de coste, la formula quedaría de la siguiente forma:

(P4IC3)C

Y aparece una nueva “C” fuera del paréntesis que es la Confiabilidad, la Credibilidad, es decir además de gestionar todos esos factores, debemos ser creíbles, el mercado debe confiar en nuestra Propuesta de Valor.

Incluso, en la fórmula de la competitividad que definí (P4IC3)C, la felicidad de los colaboradores tiene una incidencia directa en tres de los factores:

  • Personas: nuestros profesionales, el talento de nuestra organización, es un factor de vital importancia para el éxito de nuestra compañía.
  • Posicionamiento: imagen, marca y reputación resultan uno de los principales factores de competitividad. En algunas de las organizaciones más exitosas del mercado, este factor es más valioso que el resto de los activos.
  • Cultura: la cultura de la empresa, es decir, como nos orientamos al cliente, vocación de servicio, cohesión y alineamiento interno, valores… condicionara absolutamente nuestra competitividad. Suele ser uno de los factores peor gestionados.

    «Toda empresa deberá definir el equilibrio que desea conseguir, ya que, sin esta definición, resultará extremadamente difícil el alinear todas las decisiones con los objetivos pretendidos».

La comunicación digital evolucionará exponencialmente con el 5G creando en el momento y de forma instantánea una comunicación bidireccional total con los usuarios. La comunicación digital no sólo servirá para que las aseguradoras publiciten sus servicios o se pongan en contacto con los posibles clientes, sino que formará parte de un ecosistema tecnológico que servirá para co-crear, analizar y priorizar las diferentes fuentes de negocio de las aseguradoras.

La comunicación digital marcará desde la innovación de los productos hasta la experiencialidad de los mismos debido a las grandes tecnologías con las que se contará.

Sin embargo, todas estas nuevas virtudes de las nuevas tecnologías van a tener que convivir con el delicado factor de la privacidad, la ética y seguridad respecto a todos los datos que se irán generando y las aseguradoras deberán ser ejemplarizantes por ello también.

«La comunicación digital evolucionará exponencialmente con el 5G creando en el momento y de forma instantánea una comunicación bidireccional total con los usuarios. No sólo servirá para que las aseguradoras publiciten sus servicios o se pongan en contacto con los posibles clientes»

¿Qué define a un líder?

El talento ahora ya está en todos lados, esta frase se ha convertido en una realidad tangible ¿cómo cambiará en el futuro a las plantillas?

No existe una única respuesta. Habrá que alinear las competencias de los empleados, con los objetivos estratégicos de cada Organización. No existe “la fórmula mágica y única” del talento.

Por citar algunas de las acciones a realizar para desarrollar equipos de alto rendimiento sostenibles, podemos resaltar:

  • Implementar y mejorar los mecanismos de coordinación de equipos, estableciendo y aplicando herramientas de trabajo remoto.
  • Desarrollar el “Blind leadership”.
  • Entrenar a los equipos en técnicas de autogestión y autodirección, para empoderarlos.
  • Aplicar metodologías Agile.
  • Pasar del mero cumplimiento de objetivos a la satisfacción de propósitos.
  • Aumentar la responsabilidad de los profesionales en su propio desarrollo y formación.
  • Desplegar mecanismos y contenidos de autoaprendizaje.
  • Establecer mecanismos de creatividad colaborativa y estimular la curiosidad y creatividad para desarrollar una actividad de innovación sistemática.

¿Y un líder para que sus empleados lo sigan? ¿Qué habilidades debe poseer?

Los equipos directivos del siglo XXI se enfrentan a retos de naturaleza radicalmente diferente a los que las dinámicas organizativas están acostumbradas. El reto está en la supervivencia, y ello requiere un esfuerzo permanente para ser relevantes. Siguen siendo importantes la excelencia, la eficiencia, la productividad, la calidad, etc, pero el valor diferencial está en la revisión permanente de la propuesta de valor y de los modelos de negocio.

La Universidad de Stanford me solicito liderar un proyecto para identificar las competencias del líder para los nuevos retos y desafíos. Mi conclusión ha sido, que estas competencias son:

  • Visión global y estratégica
  • Ambidiestro: decisiones a corto, medio y largo plazo
  • Solución a problemas complejos
  • Inconformismo y pensamiento critico
  • Inspirar y dar sentido de propósito
  • Inteligencia emocional, optimismo, humildad
  • Valentía y audacia en la toma de decisiones
  • Flexibilidad y adaptación. Motor e impulsor del cambio
  • Sponsor tecnológico
  • Comunicación con capacidad de escucha activa y capacidad de persuasión
  • Preocupación por las personas
  • Obsesión y pasión por el cliente
  • Generador de valor compartido: compromiso social y medioambiental
  • Resiliencia
  • Guardián de la cultura colaborativa, tolerancia al error, innovador…

Transformación de los Recursos Humanos y de sus preferencias

Los beneficios para empleados y el tiempo libre ganan protagonismo, incluso más que el salario ¿cómo deben transformarse las compañías para dar cambiada a estas nuevas demandas de los profesionales, sobre todo de los más jóvenes?

Los Departamentos de RRHH deben transformarse para actuar como un partner estratégico dentro de la Organización. Han de tomar una posición proactiva y prospectiva. Deben crearse de verdad, que las personas son el verdadero driver del éxito.

Esto significa que los Departamentos de RRHH, deberán actual como facilitador estratégico en la consecución de estos retos:

  • Crear una organización flexible, ágil y rápida
  • Definir un nuevo marco para la gestión del talento en este nuevo mundo
  • Definir y desarrollar las nuevas capacidades y competencias para los nuevos escenarios

Están ganando valor las empresas que apuestan por la sostenibilidad ¿Son ya requisitos indispensables para ser líderes en el futuro?

En la actualidad, cuando un profesional recibe una oferta de empleo y se plantea la posibilidad de cambiar de trabajo, es habitual que se interese por el tipo de organización que le ha propuesto la incorporación, por el entorno y el mercado en el que opera o por su actividad. Ese profesional, antes de tomar una decisión al respecto, consultará su página web e, incluso, puede que haga una búsqueda por Internet para ver si encuentra alguna referencia en los medios de comunicación.

Cada vez son más las personas que, además de interesarse por todo lo anterior, quieren saber si esa empresa tiene un comportamiento responsable con su entorno, con la sociedad y con el medio ambiente. Y se cuestionan: ¿Cómo puedo saber si la empresa es o no es socialmente responsable? ¿Cómo trata a sus trabajadores? y mirara y en redes sociales: “trabajo basura”, “foros exempleados”, etc….

Ahora, en un entorno en el que Internet y las nuevas tecnologías han hecho a las empresas más transparentes, como peceras de cristal, cualquier persona que lo desee y tenga una conexión a Internet puede saber algo de la organización, a través de su web, de diversos foros de opinión, de los medios de comunicación, etc. Y es que ya no sólo nos interesa saber que hacen las empresas, sino también como lo hacen y a quienes afectan sus actuaciones.

Por su parte, los empleados valoran cada vez más que su empresa respete la diversidad, ofrezca condiciones que les permitan conciliar su vida personal con su vida laboral, sea sostenible o se preocupe por la motivación de su gente.

La importancia de la empresa ya no radica solo en su capacidad para generar riqueza, sino en la transmisión de valores, en el compromiso con acciones que garanticen el bienestar y la calidad laboral de sus trabajadores, en la contribución a preservar el medio ambiente y a aliviar la pobreza, etc.

Debemos preocuparnos del impacto de nuestras acciones en la humanidad y en la naturaleza. Debemos recuperar el sentido común y la dignidad. No podemos destruir aquello que nos ha dado la vida. No existe alternativa y tenemos la obligación de dejar un planeta mejor que el que encontramos.

«Los empleados valoran cada vez más que su empresa respete la diversidad, ofrezca condiciones que les permitan conciliar su vida personal con su vida laboral, sea sostenible o se preocupe por la motivación de su gente».

La era del desorden

Según sus palabras, vivimos en una sociedad de Disrupción Empresarial, Social y Personal… ¿cómo podemos estar preparados para este gran cambio?

La rapidez en los cambios de escenarios y de los modelos de negocio, nos obligan a crear organizaciones flexibles, ágiles y rápidas, donde en ocasiones hay que renunciar a algún elemento para potenciar otros. A este nuevo mundo, se le ha denominado VUCA, (Volatily, Uncertainty, Complexity, Ambiguity). Este concepto fue creado en la guerra fría por los EEUU y hasta hace aproximadamente 7 años, fue utilizado exclusivamente en el mundo militar y en la geoestrategia. Ya incluso antes del COVID-19 aparecieron algunas variantes alrededor del concepto VUCA, como TUNA (Turbulence, Uncertainty, Novelty, Ambiguity) y BANI (Brittle, Anxious, Non-linear, Incomprehensible) entre otros.

Pero, finalmente, la realidad, nos ha llevado a evolucionarlo a un nuevo concepto denominado VI2RCA2S. Hemos tenido que incorporar cuatro (4) nuevas características: Inmediatez, Ruido, Aceleración y Simultaneidad de disparidades.

El mundo se mueve mucho más rápido que los conceptos. Desorden e incertidumbre: proteccionismo, guerras frías, mucha deuda, volatilidad en los precios, tecnología por todas partes y lucha de clases y generaciones, son algunas de las características que darán forma a esta nueva era. Aunque el 2020 podría ser el año que quede en los libros de historia económica como el comienzo de la “Era del desorden”, lo cierto es que la transición lleva años en marcha, pero hasta la llegada del Covid-19 no se ha visto de forma tan evidente.