En una era digital de rápido cambio, las pequeñas empresas crecen e interrumpen los mercados antes de que los líderes tengan tiempo de reaccionar. “Una vez que las grandes empresas pierden una oportunidad, puede ser demasiado tarde para recuperar su posición en el mercado”, afirman desde Valuer.

Por eso, en la constante búsqueda de innovación, las grandes empresas están empezando a ver a startups no como una amenaza, sino como una oportunidad para colaborar. Según la consultora: El 80% de las empresas consideran «muy importante» la colaboración con las startups.

¿Por qué es beneficioso esa asociación?

Cuando una startup lanza un nuevo producto o servicio, las corporaciones tienen que actuar con rapidez y ofrecer algo similar. Si no, se arriesgarán a perder su posición en el mercado, explica el informe elaborado por Valuer.

“En los últimos años, esto ha sucedido a las grandes corporaciones que han perdido su oportunidad y han fracasado. En otras palabras, las corporaciones pueden formar un equipo y trabajar conjuntamente con las empresas de nueva creación, o perder su tiempo y dinero compitiendo con la esperanza de que la empresa de nueva creación fracase”.

El lado positivo de asociarse es obvio, remarcan. Las grandes empresas lo tienen todo: recursos, capital y conexiones de red a las que una startup quisiera tener acceso. Los fundadores de startups también tienen la oportunidad de trabajar junto a personas de empresas líderes en su mercado. Teniendo en cuenta que 9 de cada 10 startups fracasan, las que consiguen acceso a los recursos de su socio tienen la mejor oportunidad de éxito.

«Parece la pareja perfecta, ya que ambas partes pueden aportar algo a la mesa», puntualizan. Por un lado, las corporaciones reciben socios que les ayudan a innovar y, por otro lado, las startups encuentran todo tipo de apoyo que necesitan para que su negocio madure y crezca.

 ¿Cómo formar una sociedad?

Las empresas de nueva creación y las corporaciones pueden cooperar y asociarse de diferentes maneras, según el tipo de asociación que se desee. Las mejores asociaciones no son las que se basan en proyectos a corto plazo, sino las colaboraciones a largo plazo.

Dan la oportunidad de que ambas empresas se comprometan y trabajen en los puntos débiles utilizando los puntos fuertes de la otra.

Cuatro modelos de asociación

  • Los fondos de riesgo corporativo con entidades como SAP, Qualcomm, IBM Watson, M12 (antigua Microsoft Ventures), Google Venture, Intel Capital que actúan como algunos de los fondos de riesgo activos
  •  Un acelerador corporativo con servicios y esfuerzos de Microsoft Accelerator para Azure, PayPal, Oracle, Citrix y Cisco Accelerator que ejemplifican algunos aceleradores de arranque bien conocidos concebidos por sus respectivas corporaciones multinacionales (MNC)
  •  Evangelización de plataformas (plataforma de nube de Google, Bluemix, AWS, IBM, Oracle, Rackspace, Salesforce, etc.);
  •  Colaboración con los ecosistemas: la participación en esta categoría se incluye en los hackathons, las competiciones de startups, las conferencias, las reuniones, el liderazgo de pensamiento, etc.

Colaboración entre iguales

Sin embargo, muchas nuevas emrpesas y grandes corporaciones tienen dificultades para colaborar y trabajar productivamente entre sí. Hay muchas barreras para construir una asociación exitosa y duradera entre una startup y una corporación, detallan los expertos de la consultora.

Por ejemplo; una cultura empresarial diferente, los métodos de trabajo, los estilos de comunicación, la velocidad de ejecución, las tareas y sobre todo las expectativas de la empresa.

“El proceso a través del cual se desarrolla la relación (o asociación final) entre las corporaciones y las empresas de nueva creación es vasto, variado y evolutivo, adaptándose de manera única en cada caso. Si bien no existe un único camino infalible o fiable para el éxito, hay muchas oportunidades de asociación posibles”, concluyen.