“Los broker han sido lentos en adoptar los medios sociales y las tecnologías digitales en su conjunto, lo que está obstaculizando su capacidad para mantener a los clientes satisfechos durante el cierre obligatorio del Covid-19”, afirma GlobalData.

Desde la consultora recuerdan que tras la crisis toda la industria se enfrentará a un panorama cambiante debido a las nuevas prácticas empresariales y a una recesión mundial. Sin embargo, detalla “el canal de corredores depende particularmente de la reunión con los clientes y generalmente no tiene la experiencia o la infraestructura existente en los canales digitales para compensar esa dependencia”.

Bartosz Golba, Jefe de Servicios Financieros de GlobalData, comenta: «Los corredores han sufrido durante el brote de Covid-19 dado que sus negocios dependen de las reuniones cara a cara y de la participación de los clientes. Los broker se verán inundados de consultas de sus clientes sobre posibles pérdidas aseguradas. Las tecnologías digitales serían extremadamente útiles para aliviar estas preocupaciones; sin embargo, la mayoría de los corredores no tienen esta capacidad».

La tecnología «no es una prioridad principal»

Según los datos de las Encuestas de Corredores del Reino Unido 2016-20 realizadas por la firma, se pone de relieve el poco progreso en la adopción de la participación de los medios sociales, los procesos de seguimiento de reclamaciones o los servicios de chat en línea, dentro de este período de cinco años.

Los datos también ponen luz a una realidad mundial: Los brokers no sólo no han hecho crecer estas tecnologías digitales clave en los últimos cinco años, sino que siguen diciendo que lo harán y no lo seguirán haciendo. Parecen entender la importancia, pero no ha sido una prioridad principal.

Por último, Golba concluye: «Lamentablemente, un incidente mundial, como una pandemia, ha puesto de manifiesto estos defectos, y ahora están luchando por mantener a los clientes satisfechos mientras que las reuniones cara a cara no son posibles».