Con el objetivo de recuperar el sentimiento de orgullo en la industria de los seguros, FRISS ha lanzado la campaña internacional ‘El seguro es una cosa hermosa’ en la que quiere destacar que «los seguros no son nada aburridos».

«A menudo reconocemos que la gente da por sentado el seguro. Queremos recordarles a todos lo importante que es nuestra industria. Las cosas más increíbles de la vida sólo pueden lograrse gracias a los seguros. Por lo tanto, creemos que el seguro es realmente una cosa hermosa. Y el mundo debería saber eso también», afirma en la presentación de la campaña Jeroen Morrenhof, CEO y cofundador de la compañía de fraude.

FRISS ayuda a las aseguradoras a proporcionar una experiencia más rápida y fluida a sus clientes a través de su software de detección de fraudes de la mano de la IA. Por ello, Morrenhof no olvida la revolución tecnológica que vive el seguro: «Espero que el seguro sea algo hermoso que ayude a la gente a comprender la belleza de nuestro sector, y que les haga darse cuenta de cómo los tiempos evolucionan continuamente, las tendencias se desarrollan y las expectativas de los clientes cambian. Las aseguradoras deberían cambiar con ellos. Es hora de encontrar nuevas formas de hacer negocios. Esta es nuestra llamada de atención para las aseguradoras: Ahora es el momento de la transformación digital».

Poner emoción al seguro

Según una investigación del Instituto de Información de Seguros, apenas la mitad de los encuestados tienen una percepción positiva de la industria de los seguros.

Yoram Elzas, Jefe de Creativos del FRISS, puntualiza al respecto: «La falta de aprecio por la industria de los seguros es exactamente el motivo por el que estamos lanzando esta campaña. Estamos poniendo la emoción de nuevo en los seguros. Piensa en lo que te trae alegría, personalmente. Sin la cobertura adecuada, nadie podría viajar por el mundo, conducir un coche o comprar su propia casa. Y las empresas nunca podrían contratar personal, innovar o expandirse. El seguro nos permite tomar riesgos. Todos en nuestra industria deberían estar orgullosos de eso».