Carlos Reines, presidente y cofundador de RubiconMD

Nuestras vivencias marcan nuestro camino. Esto fue lo que llevó a Carlos Reines, fundador de RubiconMD, a especializarse en Bioingeniería. En 2013 conoció en Estados Unidos a Gil Addo y juntos crearon su propia startup, que sirve de puente entre el médico de atención primaria y el especialista. “Lo que queremos es empoderar al médico de atención primaria”, explica. El modelo se basa en que “si un médico de atención primaria tiene una duda pueda lanzar una consulta a una especialidad. Y ahí el algoritmo de RubiconMD elige, dentro de nuestro panel, cuál sería el especialista más adecuado para esa pregunta, y éste contesta con sus indicaciones y recomendaciones. Es una tremenda ayuda para que el médico de atención primaria haga un mejor diagnóstico, tratamiento y sepa los próximos pasos”. Como resultado, se produce un ahorro importante de tiempo para el paciente y de dinero para el sistema de salud. “En Estados Unidos el ahorro medio por cada consulta electrónica que hacemos es en torno a los 500 dólares”, detalla en esta entrevista un Reines recientemente elegido como uno de los Jóvenes Líderes Globales dentro del Foro Económico Mundial.

‘A.A.’.- ¿Cómo un joven español da el salto a Estados Unidos y decide emprender, aún más en salud?

Carlos Reines.- Soy ingeniero de Telecomunicaciones y me había especializado en Bioingeniería por una experiencia personal que tuve con mi abuelo a los 17 años. Estaba prácticamente sordo, los audífonos no le funcionaban, nos pusimos a investigar y descubrimos un dispositivo que no existía comercialmente pero que nos enviaron de Alemania. Resulta que, por conducción ósea, se puede tener percepción de sonido. Se lo configuramos, y cuando salimos del centro auditivo le dije ¿me oyes? Y dijo te oigo a ti, los coches, la gente,… Los siguientes cinco años tuvo una vida perfectamente normal. Esto me hizo cambiar y, en vez de enfocarme a Medicina, vi que existía este campo de tecnología aplicada a la salud en el que podía tener mucho impacto. Estuve tres año y medio trabajando en Telefónica con un equipo de tecnología corporativa que se llama Global CTO y que coordina las directrices tecnológicas de los 25 países en los que opera la compañía. Fue una experiencia buenísima y ahí me empezó a entrar el gusanillo de desarrollar más la parte de negocio. Decidí hacer un MBA y tuve la suerte de que me admitieran en Harvard. Una vez en el Master, me dediqué el primer año a ir a muchos eventos de emprendimiento. En EEUU hay muchos centros de innovación y oportunidades infinitas para participar y montar algo. Fue en un MIT donde conocí a mi socio, Gil Addo, un americano de perfil parecido al mío, ingeniero biomédico que también hizo el MBA en Harvard antes que yo, pero con una experiencia laboral complementaria: había hecho consultoría en salud. Nos conocimos en marzo de 2013 y decidimos montar la empresa. Tenemos trayectorias similares educativas, laborales un poco distintas, pero estilos muy complementarios en modo de trabajo, y eso es fundamental. En una startup ayuda mucho tener una visión muy alineada, remar en la misma dirección, aportando cosas muy distintas.

‘A.A.’.- ¿Cómo se reparte el capital de RubiconMD?

Carlos Reines.- Ahora mismo, tiene múltiples accionistas. Hemos levantad cerca de 20 millones de dólares de inversión en tres rondas de financiación. En la primera conseguimos 1,3 millones aportados por los Angels, inversores individuales o fondos muy pequeñitos, y una empresa que desarrolla software para historial médico electrónico, que se llama Athenahealth y que es uno de los innovadores de salud en Estados Unidos. Después, hicimos una ronda serie A de 4 millones de dólares en la que ya entraron fondos especializados en tecnología aplicada a la salud, así como un fondo entre español y americano, que se llama Alma Mundi que invierte en proyectos globales con un vínculo con España. El año pasado levantamos la ronda más importante, de casi 14 millones de dólares y liderada por un fondo que se llama HLM, con gran experiencia en tecnología aplicada a la salud, que colideró la ronda junto con Optum Ventures, un fondo de capital riesgo de 600 millones de dólares que pertenece a Optum, la filial innovadora de United Healthcare, la compañía de seguros más grande del mundo, con una facturación anual de 250.000 millones de euros. De esta forma, estamos los fundadores, varios inversores y  todos los empleados pues a todo el que trabaja en la empresa le damos participaciones; es importante que sean dueños y tengan la posibilidad de crecer con la empresa.

‘A.A.’.- ¿Cuál es ahora la realidad de RubiconMD?

Carlos Reines.- Somos en torno a 40 personas, la mayoría en Nueva York, con una oficina en San Francisco y un equipo de desarrollo en España, donde queremos seguir creciendo pues hay un talento técnico excepcional. A nivel comercial estamos únicamente presentes en Estados Unidos. Ahora mismo tenemos despliegue en 37 Estados, trabajando con todos los tipos de atención primaria, desde clínicas con modelos innovadores a clínicas corporativas de empresas grandes. En Estados Unidos, normalmente, a partir de 1.000 empleados, las empresas suelen autoasegurarse. Y a partir de 2.000 tienen un retorno de la inversión si construyen una clínica dentro de la oficina porque, además del ahorro de cada visita, se evita la perdida de productividad del empleado. Este modelo nos está funcionando muy bien. Tenemos de clientes a clínicas de las empresas más grandes de Sillycon Valley, pero también de factorías o empresas en zonas rurales. Es un sector al que le venimos muy bien pues, a través de ese médico de atención primaria que tienen en la oficina, pueden acceder a especialistas. También colaboramos con clínicas de poblaciones desfavorecidas, que solo tienen el seguro público, donde las listas de espera son de 6-7 meses. En estos casos, RubiconMD permite que los pacientes reciban la mejor atención mucho antes, evitando así complicaciones innecesarias.

Empoderar el médico de Atención Primaria

‘A.A.’.- Lo que ofrecéis es, básicamente, conexión con los especialistas…

Carlos Reines.- Sí, pero no del paciente, sino de los médicos de atención primaria. Hay muchos modelos de Telemedicina que conectan médico y paciente que funcionan perfectamente; nosotros conectamos el médico de familia con el especialista. Lo hicimos por dos motivos principales: en Estados Unidos el 40% de las visitas a especialistas son totalmente innecesarias y eso contribuye al gasto absurdo que tiene el sistema sanitario, que es casi el 20% del PIB. Se asume que 800.000 millones es malgasto de recursos cada año. Además, a pesar de ser el país del mundo que más se gasta en salud, la mitad de la población no tiene acceso fácil a un especialista. Si consideramos el número de gente que no tiene seguro, que tiene el seguro público, que vive en zonas rurales o que por su salud no tiene capacidad de transporte, es más de la mitad del país. Es un problema grave. Nosotros atacamos este problema dándole apoyo al médico de atención primaria. En general, cuando un sistema de salud tiene una base robusta de atención primaria se consiguen mejores métricas de salud en población: mayor esperanza de vida, menor prevalencia de enfermedades crónicas, menor mortalidad infantil,… Sorprendentemente, y a pesar de ello, la innovación y la inversión en atención primaria suele ser muy escasa.

Por eso nos centramos en innovar en atención primaria, permitiendo al medico consultar con especialistas de manera remota. El algoritmo de RubiconMD elige, dentro de nuestro panel de especialistas, cuál sería el más adecuado para esa pregunta, se la asigna y, en cuestión de horas, un especialista de primer nivel contesta al medico primario con recomendaciones sobre próximos pasos. Esto es una tremenda ayuda para que el médico de atención primaria haga un mejor diagnóstico, tratamiento y sepa los próximos pasos.

‘A.A.’.- ¿Cuántos especialistas tienen en su plantel?

Carlos Reines.- Lo hemos construido con los años. A día de hoy cubre 120 especialidades y subespecialidades, particularmente en Estados Unidos, donde la Medicina está tan especializada. Nosotros controlamos, en función del número de médicos de atención primaria, el ratio de especialistas a tener por cada especialidad. Obviamente, tenemos más dermatólogos y cardiólogos que médicos de cuidados paliativos o del sueño. Empezamos buscando en los centros académicos vinculados a las mejores universidades y a través de ahí desarrollamos una red. Actualmente, nos llegan muchas solicitudes para entrar en nuestro panel de especialistas; también hemos hecho acuerdos con hospitales, como con el Hospital Zuckerberg General de San Francisco. Tienen una escuela médica que es de las mejores del país y sus especialistas son una gran adición a nuestro panel. Hay un equipo clínico dentro de RubiconMD que se encarga de gestionar el panel, entrevistando especialistas, validando que tengan la licencia médica activa, y monitorizando la calidad de sus respuestas.

‘A.A.’.- ¿Exigís un tiempo máximo de respuesta?

Carlos Reines.- Sí, se les da una ventana de tiempo en el cual pueden decidir si aceptan el caso o lo rechazan. Si por casualidad no están disponibles, la consulta se reenvía a otro especialista. Otras veces, si no contestan en esa ventana de tiempo, vuelve a funcionar nuestro algoritmo y elige al especialista más adecuado en ese momento. Normalmente las consultas se resuelven en dos o tres horas.

‘A.A.’.- ¿Os habéis visto obligados a sacar muchos médicos de vuestro panel?

Carlos Reines.- No muchos, pero si dedicamos mucho esfuerzo a garantizar que el panel sea excelente. Es importante que los especialistas mantengan ángulo académico y tono educativo, ya que el objetivo no es decir al medico de atención primaria que hacer sino compartirle conocimientos para que éste aprenda más y tome una decisión más informada.

‘A.A.’.- ¿Qué volumen de negocio habéis tenido en 2018?

Carlos Reines.- Nuestro objetivo de crecimiento es del 100% anual. Es un modelo que crece rápido, expandiéndonos. En Estados Unidos hay casi medio millón de médicos de atención primaria. Existe una figura intermedia, que se llama Advanced Practice Clinicians y que, sin llegar a ser médico, tiene capacidad de hacer diagnóstico y tratamiento de pacientes de forma autónoma en la mayor parte de los Estados. Entre médicos de familia y Advanced Practice Clinicians, hay casi 500.000 potendiales usuarios de RubiconMD en Estados Unidos; hay mucha oportunidad de crecimiento.

‘A.A.’.- ¿Qué volumen de consultas tuvisteis el año pasado?

Carlos Reines.- En nuestra base de datos debemos de tener ya cerca de 1 millón de consultas electrónicas, y es una combinación del trabajo que hacemos con clínicas independientes y con un sistema grande, como es el Hospital Zuckerberg  General de San Francisco, con el que hicimos una implementación hace dos años, y llevan haciendo consultas electrónicas pues casi diez años, con lo que tienen mucho volumen.

Modelo aplicable en África, Latinoamérica o Asia

‘A.A.’.- El modelo, ¿es aplicable a otros mercados?

Carlos Reines.- Sin duda, porque un sistema de salud funciona muy bien si hay una atención primaria robusta, y lo que hace nuestro sistema es dar apoyo para que la atención primaria pueda hacer mejor su trabajo. Funciona mejor donde el acceso a la salud es difícil. Se inspiró en el sistema de salud de la India, en el cual muchas poblaciones están a 6 o 7 horas del especialista mas cercano. En África, en Latinoamérica, en muchos sitios de Asia donde no hay buen acceso a la salud el modelo funcionaría muy bien a nivel clínico. A partir de ahí, es importante entender cuál es el modelo de negocio de cada servicio de salud. En Estados Unidos es un modelo súper fragmentado, donde el principal proveedor de seguro de salud es la empresa, y luego tienes el seguro público para gente de pocos recursos (Medicaid) y para la tercera edad (Medicare). En otros países, como España, existe un sistema universal sin copagos. Es una realidad distinta. En España, el 99% de la atención primaria está en la sanidad pública y habría que explorar las prioridades a nivel autonómico y probablemente debería estar muy enfocado a reducir listas de espera

‘A.A.’.- ¿En cuánto tenéis cifrado el ahorro por consulta?

Carlos Reines.- En Estados Unidos, el ahorro medio por cada consulta electrónica que hacemos está en torno a los 500 dólares. Al hacer las consultas electrónicas, se mejora el plan de tratamiento, se evitan pruebas diagnósticas innecesarias y el tiempo de las visitas. Cuando juntas todo el impacto económico, implica un ahorro de unos 500 dólares por consulta.

‘A.A.’.- ¿Y el ahorro de tiempo?

Carlos Reines.- En los dos últimos años, hemos contabilizado que hemos reducido el tiempo de espera en casi 1,5 millones de días que, si no hubiera estado RubiconMD, los pacientes habrían tenido que esperar para alcanzar el tratamiento adecuado. Además, los pacientes evitan la perdida de tiempo en visitas y pruebas innecesarias, en torno a las 300.000 o 400.000 horas acumuladas. Este es un factor muy importante pues hay mucha gente que no se lo puede permitir, porque cobra por horas y, si pierde 2-3 horas en acudir al especialista un día, ese día no come. Es una realidad muy dura, el 60% de los médicos de atención primaria que usan RubiconMD atienden a población desfavorecida, con lo cual el impacto es brutal. Ahí es donde ejecutamos nuestra misión de ‘Democratizar el acceso a la salud’ permitiendo que el medico familia acceda a los mejores especialistas independientemente de la situación socioeconómica de sus pacientes.

A futuro, la salud se enfocará en la prevención

‘A.A.’.-¿Cómo vislumbras la salud y el papel que RubiconMD tendrá en ella?

Carlos Reines.- A futuro creo que la salud se enfocará en la prevención. En Estados Unidos están haciendo esa transición. Antes, el modelo era pago por servicio, así que cuantas más pruebas se le hacen al paciente, más radiografías, más operaciones, más se cobra. Eso no fomentaba una población sana, fomenta una población con exceso de tratamiento. Ahora se está yendo a pagar en base a la calidad de la salud, en el coste total y en la satisfacción del paciente. Este tipo de modelos de pago capitativo, incentivan la prevención, detección temprana, etc. Es algo difícil, pero en la medida en que la tecnología y la alineación de los incentivos permita tanto al paciente como al médico trabajar en prevención, aporta mucho valor. En esto, RubiconMD tiene un papel clave. Es importante que la atención primaria tenga más relevancia, que cada paciente desarrolle una relación sólida con su médico de familia, que tenga sus chequeos anuales, que pueda trabajar en prevención y estar sano de forma proactiva. En ese proceso de hacer más en atención primaria es donde nosotros damos más capacidad al médico de familia, que se convierte en un experto en todas las especialidades sin tener que enviar al paciente.

“Hay mucha innovación saliendo”

‘A.A.’.- ¿De qué países se han dirigido ya a vosotros?

Carlos Reines.– Colombia, Chile, Kenia, India… En España siempre que vengo la gente me pregunta. A corto plazo no creo que tengamos la capacidad de lanzar más países, pero si podemos contribuir a que haya más innovación en la salud, estamos encantados de hacerlo.

En España tenemos un sistema de salud muy sólido, en múltiples factores mucho más sólido que el sistema americano, que es muy binario. Es cierto que en Estados Unidos existe muchísima tecnología y súper-especialización en casos complejos, pero al mismo tiempo es un sistema caro y con muchos problemas de acceso. Las facturas médicas son la causa número uno de bancarrota del país. Una enfermedad o un accidente pude llevar a un paciente a la quiebra fácilmente.

En España, a pesar de que hay listas de espera en el sistema público, se consiguen resultados muy buenos, gastando menos del 10% del PIB en saludo y garantizando un acceso universal, sin copago. Adicionalmente, un seguro de salud privado en España es mucho más accesible para el ciudadano medio que en EEUU, en donde una familia puede pagar más de 15.000 dólares anuales por un seguro con un deducible de 2.000 dólares. Como referencia, una visita a urgencias sin seguro puede costar 1.500 o 2.000 euros. La operación de un cáncer pasa fácilmente de los 100.000 dólares.

‘A.A.’.- ¿Hacia dónde crees que camina el futuro de la salud de la mano de la tecnología?

Carlos Reines.- Hay mucha innovación saliendo y todo tiene un hueco. La telemedicina tiene una serie de usos clínicos muy útiles como primera línea de entrada. Cada vez hay más soluciones de inteligencia artificial para que la gente deje de buscar los síntomas en Google y pueda tener una solución un poco más validada clínicamente. La consulta electrónica es el siguiente peldaño, gestión de citas, historial médico electrónico, que el médico de atención primaria tenga la posibilidad de lanzar consultas electrónicas, para pacientes crónicos, hay plataformas de segunda opinión médica… hay un espectro amplio donde la tecnología permite a la salud ser más eficiente, siempre junto con el médico.


Foro de Jóvenes Líderes Globales, una excelente oportunidad

‘A.A.’.- Te acaban de seleccionar para formar parte del Foro de Jóvenes Líderes Globales. ¿Qué supone este nombramiento?

Carlos Reines.- Estoy muy contento por unirme a este grupo. Implica, a nivel de RubiconMD, darle visibilidad a un modelo que está funcionando muy bien. Los resultados son evidentes: el 80% de las consultas electrónicas mejoran el plan de actuación del paciente, casi el 70% le genera un conocimiento al médico que va a poder utilizar en otros pacientes y el 52% evita visitas y pruebas innecesarias. Es un modelo que funciona bien pero que sigue siendo nuevo. Hay que darle más visibilidad, asegurarse de que, en 5 años, no haya un médico de familia sin consultas electrónicas. Este foro es una plataforma para aumentar el impacto y la visibilidad. A nivel personal, es una oportunidad excelente de participar en iniciativas, en conferencias con gente brillante que tiene perfiles espectaculares, con proyectos de impacto, aprender de cómo han resuelto problemas en situaciones complejas. Es una oportunidad única.