Consultor y divulgador con un extenso currículum especializado en economía y estrategia digital, Marc Vidal (Barcelona, 1977) no cree que la pandemia haya cambiado la hoja de ruta de las empresas en lo que a transformación digital se refiere. El coronavirus simplemente ha supuesto “un detonante que la ha acelerado”.

En una entrevista concedida a al portal de noticias de MAPFRE, afirma que si dar este paso antes era importante para ganar competitividad –como aborda en su último libro, La era de la Humanidad– ahora todavía lo es más: “Lo que iba a suceder en los próximos cinco años está sucediendo en apenas cinco meses y aquello que se haga en los próximos cinco meses va a repercutir en cómo vamos a gestionar nuestras empresas y en todo, en general, en los próximos cinco años”.

Piensa que en el camino hacia la digitalización naturalizaremos los nuevos comportamientos sociales y normativas incorporadas por la COVID-19, mientras las empresas acometen los pasos a dar, que siguen siendo los mismos, aunque cobran aún más importancia dado el escenario de crisis que, según Marc Vidal, “inevitablemente se aproxima y tendrá su peor momento hacia mediados de 2021 o principios de 2022”. Actualmente, solo cuatro países europeos superan a Estados Unidos en digitalización (Dinamarca, Países Bajos, República Checa y Finlandia), según un informe del Banco Europeo de Inversiones.

Salto a la digitalización

Entre las medidas que las empresas deben tomar para la digitalización, Vidal sostiene que la eficiencia de los procesos va a ser clave porque “la manera de ganar más cuando se vende menos es ser más eficientes”. Precisa que los que acometan bien esta modificación de los procesos para hacerlos más automatizados, estarán ubicados en mejores posiciones para ser más rentables y competitivos.

Asimismo, deberán irremediablemente formar en nuevas habilidades a los empleados, compaginándolas con la tecnología. La idea es que sean capaces de colaborar con las máquinas para hacer cosas mejores. Porque en el futuro prácticamente todas las empresas contratarán tecnología, hasta el punto de que dispondrán de las mismas máquinas, y la diferencia estará en las personas que trabajen con ellas. De ahí que Marc Vidal piense que “es urgente que las personas entrenen para colaborar con las máquinas. Porque ningún robot les va a quitar el empleo, sino alguien que se lleve bien con ese robot”.

Consulte la entrevista completa realiza a la experto, aquí