Debido a que las pólizas de los vehículos particulares tiene un menor coste que la utilizada para taxis y vehículo de transporte con conductor (VTC), ya que aquellos conductores que prestan estos servicios a través de aplicaciones móviles no declaran de manera honesta la actividad que desempeñan, esto está implicando mayores costes a la hora de indemnizar los seguros.

«Es más, están teniendo un nivel de riesgo de un 200% más alto, mientras que el riesgo de siniestralidad oscila entre 80 y 90% para una unidad particular», afirma Recaredo Arias, director general de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

En una entrevista con La Razón, el directivo puntualizó que el problema es que no hay un registro de los automóviles que prestan servicio de taxis en plataformas de economía compartida, lo que dificulta su verificación a la hora de que los conductores se acercan a solicitar un seguro, declarando que son de uso particular, cuando en realidad prestan el servicio de taxi.

“La póliza para los taxis es más cara. Ese es el principal incentivo para no declarar la verdad. Por eso estamos buscado que den una declaración honesta o contar con algún medio, que a través de un registro oficial de los conductores de apps, para que se les pueda dar el precio correcto. Es muy necesaria una regulación”, aseveró el director general de AMIS.