A principios de 2019 la plataforma digital para gestionar el fraude, Fraudkeeper (FK), vio la luz en Argentina. En apenas un año han puesto el pie en España y Chile y miran hacia México. Con “una evolución casi geométrica”, revela en esta entrevista su CEO, Daniel Gabas, tiene muy marcado su objetivo: “Tenemos dos focos, expandir nuestra base de clientes regional y seguir innovando en nuestra suite”. ¿Para conseguirlo? Afirma que todo parte de una “estrategia de fondeo adecuada al roadmap de trabajo, que incluye desde nuevas funcionalidades basadas en blockchain y deep learning, hasta módulos como un Contact Hub y lavado de activos”.

Acabáis de comenzar a operar en España: ¿Cómo ha sido este paso y por qué os habéis decidido por el mercado español? ¿Qué tipo de coberturas vais a desarrollar? ¿Acuerdos cerrados que puedas revelarnos?

El desafío de desembarcar en un mercado tan competitivo como el español nos atrajo desde nuestra fundación. Sobre todo porque cada uno de los socios tuvo muy buenas  experiencias profesionales y, además, el gerente de Operaciones está afincado en Barcelona.

En cuanto al mercado, creemos que nuestra oferta se destaca por el costo, la solidez, la calidad y la rapidez que logramos para que la innovación llegue a los procesos de la compañía. Nuestra experiencia en seguros es real, y está en cada detalle de la plataforma.

Respecto de los acuerdos, podemos contar que a través de una aceleradora española nos acercamos a dos aseguradoras que hoy están analizando comenzar una prueba de concepto con nosotros. Lo interesante es que ofrecemos este tipo de servicio sin costo, para que las empresas ganen confianza con la plataforma y puedan ver -en vivo- el valor que aportamos.

¿Cómo ha sido la evolución de vuestra compañía desde el inicio? ¿Con que vocación nace vuestra insurtech?

Tuvimos una evolución casi geométrica; somos personas que venimos de corporaciones grandes y como tal tratamos de hacer todo diferente, pero aprovechando el know-how que traíamos.

Comenzamos con el módulo de fraude para siniestros pero rápidamente nos dimos cuenta de que toda esa información era importante para empezar a suscribir mejor, por lo que agregamos el segundo módulo de Suscripción.

Después entendimos que no podíamos permitir que se perdieran clientes rentables e hicimos el módulo de fuga de clientes. Todo esto en seis meses. Nuestra vocación es la de sumar valor de forma rápida y eficiente. No vendemos cosas que no podemos hacer y lo que hacemos, lo hacemos bien.

Y en América Latina ¿en qué mercados estáis operando? ¿Cómo se está desarrollando vuestra actividad en la región?

Comenzamos a principios de 2019 a comercializar en Argentina. Y a pesar de la pandemia, logramos concretar dos grandes aseguradoras del país. Además, estamos en proceso de prueba de concepto con tres aseguradoras más.

Respecto al resto de la región, a mediados de año decidimos comenzar nuestra estrategia de expansión. Pensamos principalmente en España, Chile y México, donde aún no tenemos contratos firmados, pero si acercamientos positivos. En cada demo que hemos hecho nos han elogiado la plataforma y varios aspectos distintivos respecto de la competencia. Eso nos motiva mucho a seguir creando e innovando.

Clientes e innovación

¿Cuáles son los siguientes pasos que tenéis marcados para el futuro?

Tenemos dos focos bien claros, primero expandir nuestra base de clientes regional y, segundo, seguir innovando en nuestra suite. Para lograrlo estamos pensando en una estrategia de fondeo adecuada al roadmap de trabajo que tenemos y que incluye desde nuevas funcionalidades basadas en blockchain y deep learning, hasta nuevos módulos como un Contact Hub y lavado de activos.

«Tenemos dos focos bien claros, primero expandir nuestra base de clientes regional y segundo, seguir innovando en nuestra suite»

Os dedicáis, a grandes rasgos, a mejorar el análisis de riesgo al momento de suscribir gracias al Machine learning ¿Cómo mejoráis los procesos de siniestros? ¿cuál es late motiv de vuestra insurtech?

Siniestros fue una de las primeras áreas afectadas por la transformación digital; aunque el éxito de muchas implementaciones esconde grandes falencias a nivel costo.

Empresas como Lemonade pueden pagar un siniestro en 3 segundos gracias a que poseen mecanismos de control y pago inteligentes, sin intervención humana. Esto es lo que posibilitamos a través de FK: le damos a las aseguradoras un habilitador para el fast track digital de siniestros, sin riesgo. Tenemos cerca de 100 reglas preconfiguradas, que se complementan con algoritmos de machine learning, análisis semántico y geolocalización, para generar scoring, segmentar casos, gestionarlos, y retroalimentar el circuito.

Nuestro leitmotiv es el de acelerar la generación de valor a partir de la combinación de: la experiencia de la aseguradora, de sus datos, y de todo el know how que nosotros aportamos.

¿Qué es para ti la innovación y la transformación digital? ¿qué papel debe jugar en una compañía?

Las empresas exitosas entran comúnmente en periodos de inercia, lo cual es un riesgo para su negocio. Los procesos de innovación y de transformación son fuerzas -internas o externas- que te permiten abordar los desafíos del nuevo contexto con una mirada y perspectiva fresca y renovadora. Pero es fundamental asociar estos procesos al resultado y al valor, y no estancarse en modas metodológicas o tecnológicas.

Nosotros buscamos colaborar en ese cambio, desde lo tecnológico obviamente, pero también acercando las tendencias y aportando a los objetivos críticos del negocio.

«Los procesos de innovación y de transformación son fuerzas -internas o externas- que te permiten abordar los desafíos del nuevo contexto con una mirada y perspectiva fresca y renovadora»

¿Crees que está el seguro logrando evolucionar hacia las demandas del cliente? ¿Está logrando la experiencia de usurario de la que tanto se habla?

Primero me gustaría destacar que el cliente no solo llega de forma directa a la aseguradora, sino también -en gran parte- a través de intermediarios y es una experiencia que muchas veces no se tiene en cuenta. Las aseguradoras tienen hoy la obligación de ser tan digitales con sus clientes directos como con sus intermediarios.

Dicho esto, hubo un gran avance en los canales de distribución digital, pero aún estamos lejos de poder ofrecer la gama de productos nuevos y flexibles que requieren los nuevos y potenciales asegurados que están entrando al mercado. Por otro lado, hemos logrado multicanalidad pero aun hay mucho por hacer en cuanto a omnicanalidad, donde se brinde una misma experiencia en cada uno de los puntos de contacto.

«Las aseguradoras tienen hoy la obligación de ser tan digitales con sus clientes directos como con sus intermediarios»

La revolución del presente y el futuro

La pandemia ha cambiado la forma de trabajar ¿Cómo crees que nos afectará a nivel empresarial este nuevo paradigma? ¿Será el teletrabajo y los servicios digitales la nueva forma trabajar y comunicarnos con el cliente?

La pandemia aceleró el cambio hacia lo digital y acercó a muchos escépticos a los nuevos formatos de comunicación. Esto no implica que el cambio vaya a ser radical y que lo anterior haya muerto, sino que se construirá una amalgama funcional de formatos tradicionales y nuevos, permitiendo una mayor apertura y flexibilidad para trabajar y comunicarnos. En el tintero quedaran muchas cuestiones regulatorias para analizar y sopesar.

Y el futuro ¿cómo visualiza el mercado asegurador latinoamericano y mundial, qué retos y oportunidades cree que tendrá la industria?

El mercado asegurador ha atravesado numerosas crisis y transformaciones, en todas ellas, el reto consiste en poder hacer una buena lectura del contexto actual y futuro. Hoy el reto es reconfigurar la oferta y la experiencia en base a los clientes que vienen.

En cuanto a oportunidades, partiendo de la base que las aseguradoras tienen los datos y el capital, las insurtech’s tenemos la tecnología, las ganas y la visión. Es fundamental que el seguro tradicional puedan aprovechar el salto evolutivo que proporcionan los ecosistemas de trabajo colaborativo. Indudablemente, podemos apalancar ese cambio.

Hoy el reto es reconfigurar la oferta y la experiencia en base a los clientes que vienen