“Las aseguradoras progresistas no sólo utilizarán mejor sus datos en el futuro, sino que construirán sus negocios alrededor de los datos y se convertirán en mejores compañías”. Este es el futuro que dibuja Jean-François Gasc, managing director de Insurance Strategy EALA en Accenture, en un artículo de opinión.

La pandemia Covid-19 ha obligado a las aseguradoras a revisar sus negocios. Quieren mejorar la agilidad y la resistencia de sus operaciones y brindar mejores servicios a los cliente. En esta búsqueda “algunas aseguradoras con visión de futuro ya se han embarcado en un viaje de monetización de datos. Este es un paso importante. La monetización de datos permite a las empresas desbloquear el valor de sus datos. Pueden hacerlo utilizando los datos para mejorar el rendimiento de sus operaciones. También pueden utilizar este activo para abrir nuevos mercados y generar ingresos adicionales”, destaca.

Por otro lado, para el experto hay una abundancia de datos disponibles para las aseguradoras: datos de clientes, datos de coches conectados, datos de casas inteligentes y datos de salud. La empresa Arity de Allstate, por ejemplo, está usando sus datos telemáticos para abrir nuevos mercados. Está proporcionando valiosos conocimientos a los distribuidores de vehículos de motor y a los talleres de reparación. Incluso está suministrando datos a los anunciantes de vallas publicitarias.

Algunas aseguradoras con visión de futuro ya se han embarcado en un viaje de monetización de datos. permite a las empresas desbloquear el valor de sus datos.

Maximizar los activos de los datos

“No hay duda de que la monetización de los datos proporciona enormes beneficios. Sin embargo, eso es sólo una parte de la historia. La monetización de datos sólo puede llevar a las aseguradoras a desbloquear el valor de sus activos de datos. Para maximizar estos activos, las aseguradoras deben fijar sus miras más alto. Deberían aspirar a convertirse en empresas de datos.

¿Quieres saber cómo es una empresa que funciona con datos?

Apple, Alphabet, Microsoft, Amazon, Tencent, Alibaba y Facebook; Todas son empresas que funcionan con datos. «Y todas están bien situadas para prosperar en un entorno post-pandémico. Su agilidad, su resistencia, sus vínculos con los clientes y su capacidad de escalar son superpotencias empresariales», matiza el experto.

La clave ha sido que estas empresas han puesto los datos en el centro de sus negocios. Es fundamental para su toma de decisiones. Está integrada en sus estrategias de negocios. Y la gestión de datos, el gobierno y la seguridad son fundamentales para su éxito.

  Algunas de las empresas más grandes del mundo son empresas de datos

¿Nacen o se crean empresas basadas en datos?

“Es una buena pregunta”, asevera Gasc, ya que casi todas las principales empresas de datos son proveedores de servicios digitales. Comenzaron su vida como empresas de tecnología. Sin embargo, las empresas de otras industrias han empezado a transformarse en empresas de datos. Goldman Sachs es un buen ejemplo. La empresa está invirtiendo en tecnologías de análisis e inteligencia artificial (IA), así como en conocimientos tecnológicos.

«Quiere convertirse en una empresa basada en datos que proporcione a los clientes servicios basados en el conocimiento. Las bajas tasas de interés y el lento crecimiento económico harán que más proveedores de servicios financieros intenten desbloquear el valor de sus datos», aventura el directivo de Accenture.

Inteligencia Aplicada

El 80% del valor obtenido mediante el uso de la inteligencia artificial y la analítica para monetizar los datos proviene de los avances operativos, el crecimiento de los negocios y las nuevas oportunidades de ingresos. Este valor es el resultado de la llamada «inteligencia aplicada». Los datos impulsan el crecimiento y la expansión del negocio. El 20% restante del nuevo valor proviene de reforzar la «base de datos».

El valor se crea mejorando la eficiencia, la confianza y la calidad de los datos.

«Las grandes aseguradoras pueden aprender mucho de Goldman Sachs», concluye. Tienen grandes reservas de datos que podrían producir un valor considerable.; acceso a una serie de fuentes de datos de terceros; y es probable que las actividades de seguros tradicionales se mantengan bajo presión por un tiempo. «No hay mejor momento para empezar a liberar el enorme valor de este activo crítico», anima Jean-François Gasc.