“Hoy todo el mundo habla de innovación, pero realmente lo que hemos hecho es mejorar los productos, pero no ha habido nada disruptivo en nuestra industria. El producto que nosotros vendemos, que es la protección, sigue invariable. No en vano, nadie ha podido nunca en ningún país registrar intelectualmente un seguro. En mi opinión, nos falta disrupción real en la industria aseguradora y mucho me temo que nos va a terminar llegando de fuera”. Con estas significativas palabras de Luis Enrique Bandera, presidente de FIDES, se abrió ayer el segundo panel de discusión de la segunda jornada de la XXXVII Conferencia Hemisférica de Seguros, que se está celebrando desde el domingo y hasta hoy en Santa Cruz (Bolivia).

La presidenta de UNESPA, Pilar González de Frutos, matizó a continuación estas afirmaciones indicando que “no es fácil llegar a un proceso disruptivo, sobre todo sino se tiene aliados al otro lado con los que podamos colaborar estrechamente”. Planteó además la necesidad de una colaboración estrecha por parte de la regulación, que a su juicio debe ayudar siendo neutral y facilitando los procesos. Desde luego, si esto no ocurre damos mayor margen para que alguien se salte las fronteras”.

En una línea similar se expresó Pedro Lea-Plaza, gerente de Proyectos de la Asociación de Aseguradores de Chile, que recordó que “al final la tecnología siempre va cambiando muy rápidamente e impacta en la forma de comportarse el cliente y la regulación es importante pero no puede excederse pues siempre se quedará detrás”.

El cliente: eje y motivación

Recaredo Arias, presidente de la Federación Mundial de Asociaciones de Seguros y representante de la Asociación Mexicana, hizo referencia a algo vital para el sector: “hagamos lo que hagamos, lo fundamental es poner el foco en el cliente; él debe ser nuestro eje y motivación”. Carlos Varela, vicepresidente técnico de la colombiana FASECOLDA puso el acento en el uso de la innovación “para acceder a poblaciones a las que el Seguro no puede llegar normalmente, por costes o por desconocimiento”, mientras que María del Carmen Bouffard, presidenta ejecutiva de la Cámara de Aseguradores de Venezuela, subrayó la necesidad de una regulación dinámica y una tributación coherente”.

Por su parte, Marcio Seroa de Araujo, presidente de la brasileña CNseg, incidió en el gran reto que supone el desarrollo de los seguros inclusivos y en la capacidad de ofrecer a la población seguros temporales e intermitentes, así como la gestión de las insurtech.

Trabajar de la mano del regulador

Rodrigo Bedoya, presidente de la Asociación Boliviana, que moderó este panel de debate, que llevaba por título “¿Hacia dónde se dirige el sector?”, cerró el acto reclamando a las aseguradoras que trabajen de la mano con los reguladores para “seguir creciendo y contribuyendo al desarrollo económico”.

Este panel de debate fue precedido por otro, sobre “Visión de los reguladores en el nuevo contexto tecnológico y disruptivo del mercado asegurador mundial”, en el que tomaron parte, junto a Luis Enrique Bandera, el director de Análisis, Estudios Sectoriales y Regulación del Servicio de Estudios de MAPFRE, Ricardo González, y un representante de la autoridad de seguros argentina, Carlos Platanida.