De acuerdo con las cifras al cierre de 2018 de la Asociación Internacional de Seguros de Crédito y de Caución (ICISA, por sus siglas en inglés), las aseguradoras de Crédito cubrieron líneas de crédito comercial básicas para el tránsito del comercio internacional por valor de tres billones de euros, un 8% más que el año anterior. Además, a través de seguros de Caución, la exposición asegurada superaba los 0,4 billones de euros, un 9% más que el año anterior.

«Los fracasos recientes de grandes constructoras han aumentado la conciencia de la necesidad de garantías para asegurar la continuidad de los proyectos», ha señalado el presidente de Icisa en la última Asamblea General de esta organización que representa al 95% del sector y para que este aumento de la demanda «refleja la creciente preocupación por la incertidumbre de las perspectivas económicas».

Los miembros de ICISA indemnizaron a las empresas aseguradas con más de 4.000 millones. 

Las insolvencias mundiales crecerán por primera vez desde la crisis

Por otro lado, la escalada de la guerra comercial podría dañar el comercio mundial por valor de casi 1,5 billones de dólares hasta finales de 2020, una cifra que equivale a las exportaciones españolas de cinco ejercicios. Esa sería la factura prevista por CRÉDITO y CAUCIÓN de la guerra comercial, un hecho que podría hacer de 2019 el primer año de crecimiento de las insolvencias desde que finalizó la crisis financiera mundial.

Se estima que la aplicación de medidas proteccionistas cada vez más estrictas, especialmente en el comercio entre los Estados Unidos y China, tenga efectos negativos en otras economías, en especial en Japón, Taiwán, Vietnam y Corea del Sur, los principales socios comerciales del gigante oriental donde las exportaciones a China se han desplomado ya entre un 10% y un 20%.

Parte del comercio de estas economías se está orientando a Estados Unidos. Mercados como Vietnam han visto un aumento del 40% de sus exportaciones a Norteamérica, pero otros como Japón, tienen mayor dificultad para desviar su comercio, ya que sus costes laborales son más altos y su sector exportador está orientado a productos de valor añadido.

«Como las políticas comerciales siguen siendo inciertas y las relaciones comerciales tensas, las insolvencias van en aumento. Esperamos que el crecimiento del comercio se ralentice hasta el 2% este año, antes de recuperarse ligeramente en 2020, y que las quiebras empresariales aumenten un 2% este año», detalla Andreas Tesch, Chief Market Officer de ATRADIUS.