Para Marcio Coriolano, presidente da Confederação Nacional das Seguradoras, CNseg, el sector asegurador antes de la Covid-19 “ya estaba preparado para migrar al modelo digital”, algo que ha demostrado asumiendo un trabajo en remoto desde el principio de la pandemia. “Nuestra industria ha pasado la prueba con facilidad y rapidez”, afirma el ejecutivo, que visualiza un futuro donde el seguro y la tecnología caminarán muy juntos: “El futuro de la industria pasa por la discusión de productos destinados a reducir la vulnerabilidad de los segmentos económicos y de las personas, es decir; hacia la innovación en las prácticas comerciales”.

Los seguros, como otros sectores, tuvieron que reinventarse y adaptarse a esta gran pandemia. ¿Cómo están gestionando las aseguradoras esta crisis sanitaria? ¿Costará demasiado o se reforzará?

Debido a las altas y continuas inversiones realizadas en innovación y tecnología, la adaptación del sector de los seguros se produjo sin problemas y sin asignaciones significativas para operar en un entorno concretamente adverso para los negocios, especialmente con las normas de aislamiento social y cierre de gran parte de las actividades productivas.

En otras palabras, el sector ya estaba preparado para la migración del modelo analógico al digital y sólo dependía de una prueba de fuego para poner todo su arsenal tecnológico al servicio de los consumidores.

Nuestra industria ha pasado la prueba con facilidad y rapidez. Puso a todo su personal técnico a trabajar desde casa a pocos días de la declaración de la pandemia para protegerlos de los riesgos de contaminación, manteniendo todos los servicios principales activos y remotos, sin perder de calidad en la atención al cliente o los corredores de seguros.

La forma de trabajar está cambiando: ¿Cómo nos transformará a nivel empresarial este nuevo paradigma? ¿Será el teletrabajo y los servicios digitales la nueva forma trabajar y comunicarnos con el cliente?

Hemos seguido las recomendaciones de las autoridades sanitarias brasileñas y adoptado medidas de prevención, como la implantación del Ministerio del Interior desde la segunda mitad de marzo. En un trabajo de sinergia entre las áreas de Comunicación y Recursos Humanos, hemos promovido numerosas acciones para mantener la alineación de la información y la proximidad con los empleados y colaboradores, incluso a distancia. Los servicios prestados por la CNseg continúan con normalidad, aunque casi el 100% de su personal sigue en régimen de teletrabajo.

Los comités técnicos discuten las cuestiones más relevantes en sus respectivas áreas y participan activamente en las audiencias públicas sobre los proyectos de resolución. Mantenemos una comunicación institucional proactiva con todas las partes interesadas y los creadores de opinión, arrojando luz sobre las preocupaciones o temas estratégicos del sector o tratando de ampliar sus conocimientos a través de diversos canales. Promovemos varios seminarios en la web para reflexionar sobre cuestiones relacionadas con la situación económica o temas técnicos relevantes para la evolución del mercado. Todo esto sin renunciar a la protección y el bienestar de nuestro capital humano.

 Soluciones eficientes

América Latina está en la vanguardia de la innovación y los nuevos actores tecnológicos: ¿Cómo se está adaptando el seguro al nuevo paradigma tecnológico? ¿Hay un mercado para todos?

Los datos del mercado latino indican que, en comparación con los mercados maduros, en los que el seguro tiene una mayor participación en comparación con el PIB, las nuevas tecnologías, incluida la tecnología de seguros, son bienvenidas, necesarias y, para los próximos años, el mercado debe ir hacia soluciones más eficientes.

Pero el futuro de la industria pasa por la discusión de productos destinados a reducir la vulnerabilidad de los segmentos económicos y de las personas, es decir; hacia la innovación en las prácticas comerciales. De este modo, los seguros pueden ser solicitados desde la palma de la mano del cliente o desde cualquier otro canal que él prefiera. El marco reglamentario, a pesar de los recientes avances, sigue teniendo los matices de una economía analógica, necesita acelerar su marcha hacia el canal digital y eliminar las barreras que sólo representan costos y dificultades para acceder a nuevos clientes y crear nuevos productos.

«El marco reglamentario sigue teniendo los matices de una economía analógica, necesita acelerar su marcha hacia el canal digital y eliminar las barreras que sólo representan costos y dificultades para acceder a nuevos clientes y crear nuevos productos»

¿Cómo ve el cambio en el cliente del seguro? ¿Por qué sigue faltando la cultura del seguro en la población? ¿Ayudará la tecnología a acercarse al cliente?

El alto desempleo y los bajos ingresos limitan la expansión de la industria, especialmente para los seguros que tienen unos beneficios indirectos, como el seguro de vida, los accidentes personales o los seguros de salud. En cualquier caso, el panorama del sector seguirá siendo más positivo que el del PIB, mostrando un sesgo más resistente al cuadro recesivo.

La incursión tecnológica del sector se intensificará aún más. Utilizaremos más dispositivos de telemetría en los vehículos, para recibir datos, y después de analizarlos. De esta forma podremos ofrecer descuentos a los buenos conductores, disminuiremos los riesgos de accidentes y fraudes.

En la zona residencial, los sensores instalados en la casa y activados por los teléfonos móviles darán más seguridad al propietario. En Vida, los sensores biométricos y los relojes inteligentes darán más calidad de vida y evitarán enfermedades graves. Sin duda, el uso de la inteligencia artificial avanzará, permitiendo múltiples usos en beneficio de las aseguradoras y los asegurados. Y seremos usuarios de tecnologías que aún no existen, pero que pueden estar disponibles en un abrir y cerrar de ojos. El seguro ya se ha vuelto digital para siempre.

“Seremos usuarios de tecnologías que aún no existen, pero que pueden estar disponibles en un abrir y cerrar de los ojos. El seguro ya se ha vuelto digital para siempre»

 Hay un gran potencial de crecimiento

¿Cómo cree que está cambiando el seguro en términos de cobertura, servicios y tecnología?

La sociedad sale de la crisis sanitaria con una gran preocupación por no correr riesgos. Este fenómeno, en sí mismo, es una premisa importante para el crecimiento continuo de la industria de los seguros. A medida que se normalicen la producción, el empleo y los ingresos, se producirá una mayor adhesión a los seguros y a los nuevos productos. Ciberriesgo, seguros de hogar, microseguros, productos de masa, pólizas para riesgos pequeños, medianos y grandes, y, finalmente, en todos los ramos y modalidades hay potencial para un crecimiento robusto en los próximos años. Dependerá de nosotros y de la creciente conciencia de la gente sobre el carácter estratégico de los seguros para la vida y los negocios.

Y en el futuro; ¿cómo ve el mercado de los seguros en su región, ¿qué desafíos y oportunidades cree que tendrá la industria?

Nos enfrentamos a la tarea de poner el seguro a disposición de los clientes ansiosos de protección, pero con un poder adquisitivo gravemente afectado por la crisis generada por la pandemia.

En Brasil, antes de la pandemia, el 67% de la población brasileña recibía un sueldo en torno a los 2.000 reales (361,66 dólares), un porcentaje que debió aumentar durante la pandemia, dado el desempleo y los recortes salariales para evitar los despidos.  Nuestros productos tendrán que adaptarse a esta realidad no sólo de las personas, sino también de las empresas.