Los proveedores de seguros se encuentran en una encrucijada. Muchos tienen sistemas que son heredados y muy complejos, que además requieren de un personal cualificado en Tecnologías de la Información (TI) para mantenerlos receptivos.

Al mismo tiempo, el seguro se enfrenta a nuevas amenazas por distintos jugadores dentro del mercado. Ante toda esta revolución, el último informe elaborado por Avasant analiza las tendencias presupuestarias para tecnología en el sector asegurador, en sus diversas líneas de negocio. Además, profundiza en las amenazas competitivas que plantea la disrupción digital. «La necesidad de transformación digital nunca ha sido mayor», afirman sus expertos.

A esta situación se suma la pandemia de coronavirus, que ha puesto patas arriba la planificación estratégica en la industria de seguros. La nueva forma de trabajar en remoto desde casa plantea desafíos para las aseguradoras que dependen en gran medida de los procesos físicos de back-office, entre otros obstáculos, como la venta cara a cara o los formularios físicos, explican.

TI, un departamento que crece en gasto y personas

La industria de los seguros es un sector que requiere mucha información. De hecho, gasta más en TI por usuario que cualquier otro sector, revelan desde la consultora. Además, entre las compañías de seguros, es común que la organización de TI represente más del 10% del total de empleados. De nuevo, más que cualquier otro sector, remarca desde la consultora.

Incluso con estos ya altos niveles de intensidad dentro del departamento de TI, al llegar 2020, el sector asegurador estaba preparado para un crecimiento aún mayor en gasto y contratación de TI. Casi dos tercios (63%) de las compañías de seguros participantes en el estudio estaban preparadas para aumentar sus presupuestos operativos. Un número similar (67%) planeaba aumentar el número de empleados de TI.

Desde el informe se detalla que la industria de seguros ha estado por detrás de otros sectores en algunas áreas clave en lo que se refiere a SaaS, transformación digital y la dependencia de sistemas heredados. Las aseguradoras tienden a depender en gran medida del software hecho a medida y, por lo tanto, su capacidad de responder rápidamente a los entornos cambiantes depende en gran medida de la agilidad de sus grandes equipos de desarrollo.

Tendencias

  • Más sistemas personalizados. El 50% de la cartera de software de las compañías de seguros está hecho a medida, en comparación con solo el 25% del resto de sectores del estudio.
  • Menor nivel general de adopción de la nube. El 91% de las compañías de seguros reseña  menos de un 25% de sus carteras en software SaaS, en comparación con el 49% general. De hecho, el 8% de las compañías de seguros informan de que no hay ningún uso de SaaS, «casi inaudito en otros sectores».
  • No todos rechazan la nube. Un pequeño porcentaje de aseguradoras (8%) reportan que el 75% o más de su portafolio de software está en la nube. Estos son los nuevos proveedores de «InsurTech». Esto significa que, en este momento, el mercado se bifurca entre los de baja y alta adopción de la computación en nube.

Convertir la tecnología en una ventaja competitiva

Los resultados de la encuesta muestran una industria que, en muchos sentidos, está atrasada en la adopción de tecnología, mientras que, al mismo tiempo, se enfrenta a la interrupción de nuevos participantes que no están afectados por el pasado. «Los principales sistemas heredados que tenían las compañías de seguros hoy en día son difíciles de modernizar y aún más difíciles de reemplazar», afirman los expertos.

Frente a esto, nuevas y pequeñas empresas de seguros están aprovechando las nuevas tecnologías. Los nuevos sistemas basados en la nube pueden transformar la tramitación de reclamaciones en la oficina. Pero también hay aplicaciones que tocan directamente a los clientes.

Algunos ejemplos de las ventajas de la tecnología aplicada al seguro se observa en las aseguradoras de Autos. Ahora pueden ofrecer descuentos a los conductores que quieran hacer un seguimiento de sus hábitos de conducción. Los dispositivos móviles también están saliendo a la luz.

Otro segmento son las aseguradoras de Salud, que pueden rastrear la participación de los clientes en clubes de gimnasia o sus hábitos físicos, por ejemplo. Todas estas aplicaciones tienen repercusiones en la seguridad y la privacidad, que son cuestiones importantes en cuanto al cumplimiento de la normativa, y también se debe tener en cuenta».

«A pesar de los desafíos en la adopción de la tecnología, las aseguradoras están cambiado sus sistemas heredados y recurriendo al SaaS cuando es posible. Muchas han aumentado sus presupuestos para eliminar esos sistemas antiguos: el 73% reconoce que está aumentando su gasto en aplicaciones en la nube»