Tras un ejercicio 2018 que confirmó las tendencias de 2017 del seguro en América Latina y el Caribe (descenso del volumen de primas de Vida y se estancamiento en No Vida), las perspectivas mejoran para 2019, según las estimaciones recogidas en el último informe del Swiss Re Institute.

Vida

El pasado año, el volumen de las primas de Vida en América Latina y el Caribe se contrajo un 4,2%, tras un descenso del 0,1% en 2017. Esta reducción se debió a la débil demanda de productos relacionados con el ahorro en Brasil y Colombia; el mercado brasileño de seguros de Vida supone el 55% del agregado regional.

El descenso en las primas de Vida en Brasil fue del 7,5%. En México, las primas crecieron en 3,5% a pesar del reciente bache económico y el mercado argentino se contrajo 11% debido a los fuertes efectos de los altos niveles de inflación (+19% en términos nominales).

“Esperamos que la demanda de productos relacionados con la mortalidad se mantenga fuerte en 2019/20, ya que las economías de la región siguen mejorando. El crecimiento de los productos de ahorro puede verse obstaculizado por los tipos de interés históricamente bajos de algunos países, pero se apoyarán en determinadas carteras por cambios específicos en la política fiscal”.

Así por ejemplo, en Argentina, el gobierno ha elevado las deducciones de impuestos tanto para los individuos como para los empleadores, en un intento de aumentar la tasa de ahorro y hacer que el seguro sea un motor más grande de la economía. En Colombia, sin embargo, la propuesta legislativa de nuevos impuestos sobre los seguros de Vida probablemente tendrá el efecto contrario. Mientras tanto, en México, las aseguradoras de Vida se beneficiarán de los tipos de interés actualmente más elevados, aunque las medidas de austeridad anunciadas por el presidente Manuel López Obrador probablemente recortarán cerca del 2% del mercado de Vida a medida que reducen ciertos beneficios de cobertura de Vida para los empleados federales.

No Vida

Las primas de seguros de No vida se mantuvieron estables en términos reales (0,5%) en América Latina y el Caribe, debido al menor crecimiento económico en Brasil, Argentina y México. Como tendencia general, la demanda de primas de Salud se está fortaleciendo en toda la región, mientras que las líneas de Daños, RC y Especialidades se ha moderado.

En Brasil, el fuerte crecimiento del seguro voluntario de Autos se vio compensado por una caída en la cobertura obligatoria por la disminución en la tarifa regulada. En México, el seguro de No Vida aumentó en un 3,1% en 2018, con un aumento del 6,4% en el negocio de Accidentes y Salud. Además, se destaca desde la reaseguradora que los resultados de aseguramiento en México “mejoran notablemente respecto al año anterior debido a la efecto de los grandes terremotos de 2017”. En Colombia, el aumento del negocio viene en paralelo al crecimiento de la economía. “Esperamos que Colombia continúe superando a los países de la región. La rentabilidad, sin embargo, se vio afectada por las reclamaciones relacionadas con la presa de Hidroituango, el mayor proyecto hidroeléctrico del país”, se matiza.

La perspectiva apunta a que el crecimiento de las primas de seguros de No Vida en la región vuelva a los niveles históricos (un alza de 3,5%) para finales de 2020, dependiendo del ritmo de la recuperación económica.

La demanda de seguros de Salud seguirá siendo fuerte en 2019, a pesar de la vuelta a la normalidad de las tasas de crecimiento a niveles moderados en Chile y Perú (en comparación a los porcentajes de dos dígitos del año pasado) y creemos que el segmento de Salud crecerá más rápido que la mayoría de las otras líneas de No Vida. En Brasil, el crecimiento vendrá impulsado por Daños y Especialidades, mientras que el Autos seguirán influenciado por los recortes en la tarifa regulada. El acuerdo comercial Estados Unidos-México-Canadá continúa nublando la situación y las perspectivas de inversión, lo que retrasa proyectos a gran escala. En Argentina, el entorno de alta inflación continuará restringiendo el crecimiento de las primas.