normas

La definición actual de «negocio de seguros» debería reconsiderarse de manera que se fomenten las nuevas actividades de cooperación y las actividades relacionadas con la tecnología digital de los aseguradores, que se considerarán parte integrante de su negocio principal de seguros.

Así lo indica Insurance Europe en su respuesta a una consulta de EIOPA sobre la cadena de valor de la industria (re)aseguradora y los nuevos modelos de negocio derivados de la digitalización. Según expone, la creciente digitalización significa que se espera que aumente la diversidad de proveedores y socios en el sector de los seguros. De hecho, las aseguradoras ya están participando en una serie de asociaciones y colaboraciones en beneficio de sus clientes.

Sin embargo, el organismo detalla que un mercado más diverso significa que será aún más crucial mantener la igualdad de condiciones y la competencia leal. Explica que cuando entran en el mercado nuevos proveedores de servicios, el marco reglamentario sólo ofrece una protección eficaz a los clientes cuando los nuevos participantes están sujetos al principio de «las mismas actividades, los mismos riesgos, las mismas normas».

Limitaciones para el seguro

Los aseguradores también se enfrentan a limitaciones y restricciones al aplicar estrategias digitales innovadoras. En el marco de Solvencia II, algunas nuevas actividades digitales podrían clasificarse como «actividades no relacionadas con los seguros» y, por consiguiente, no estar permitidas.

«Esto -señala Insurance Europe- va en contra del principio de igualdad de condiciones y pone a los aseguradores en una desventaja injustificada en relación con otros participantes en la economía digital».