A través de un decreto, firmado por el alcalde, define que los usuarios pueden ser considerados responsables civil, penal y administrativamente por los accidentes.

A través de un decreto publicado el pasado día 3 de julio en la Gaceta Oficial de Brasil, del que se hace eco CNseg, se informa que el alcalde de Río de Janeiro, Marcelo Crivella, ha establecido normas para el uso de scooters (patinetes) eléctricos en las calles de la ciudad.

Entre los requisitos del decreto, se destaca que prohíbe la circulación en aceras y el uso de menores de 18 años, así como que estipula que en el valor del alquiler de los scooters se inserta un seguro de responsabilidad civil, ya que los usuarios de los estos patinetes, en caso de accidente con terceros, pueden ser considerados civiles, penales y administrativamente responsables de la ocurrencia.

La Secretaría Municipal de Transportes (SMTR), la compañía de Ingeniería de Tráfico de Río de Janeiro (CET-RIO) y la Guardia Municipal serán los responsables de la inspección de las nuevas normas y las empresas que las falten al respeto podrán incautar los scooters, además de pagar multas que varían de 100 a 20.000 reales. Las empresas tienen un mes para adaptarse a esta nueva normativa.