Las primas directas acumuladas crecieron el 5% hasta septiembre de 2018 (9.693 millones de dólares) y la Asociación de Aseguradores de Chile (AACh) espera que la expansión del mercado asegurador en 2018 se sitúe en el entorno del 3%, en línea con la prevista para el conjunto de la economía chilena.

Todo indica que las buenas perspectivas se mantendrán al menos en los próximos dos años, período en el que se espera que el PBI evolucione desde un pico del 4% en 2018 hasta el 3,5% en 2019 y el 3,3% en 2020, según cálculos del Banco Mundial. Esta ligera desaceleración está relacionada con ajustes en las políticas monetaria y fiscal junto a un entorno exterior menos favorable debido a precios del cobre estancados y un bajo crecimiento mundial. Actualmente el sector asegurador supone el 4,6% del PBI, uno de los mayores de la región.

Las 68 compañías que operan en el mercado nacional distribuyen unos 71 millones de seguros, es decir, 3,9 seguros o 731 dólares por habitante, mientras que al año se pagan más de 21 millones de dólares en indemnizaciones.

En cuanto a los seguros generales, industria, infraestructura y comercio, así como seguros individuales y otras carteras, concentraron el 83,5% del total, aunque los que más crecieron hasta septiembre de 2018 fueron los de vehículos y SOAP junto con el de cesantía y robos.

 

Cotización obligatoria

En el ramo de vida, por su parte, los mayores incrementos vinieron de los productos de invalidez y sobrevivencia (SIS), desgravamen consumos y renta vitalicia invalidez.

A comienzos de mes entró en vigor la norma que obliga a los trabajadores a honorarios a cotizar de forma gradual a la protección social. La medida afecta a cerca de 600.000 trabajadores que emiten boletas y su incorporación al sistema les brindará acceso a seguros de salud y accidentes laborales así como a pensiones, entre otras prestaciones.