El volumen de inversión en empresas y startups que intentan proteger a otras empresas de la industria de los ‘ciberataques’ (estimada en al menos 1,5 billones de dólares a escala global), fue en 2018 casi el doble (un 81% más) que el contabilizado en 2016, aunque el ritmo de crecimiento se ha ralentizado respecto a 2017. En total, unos 5.300 millones de dólares, una cifra que es la más alta de la historia.

Los datos han sido recopilados por la firma Strategic Cyber ​​Ventures. Todo indica que 2019 volverá a ser un año complicado en lo que a seguridad informática se refiere y más tras conocerse hace unos días la filtración de unos 773 millones de correos electrónicos y más de 21 millones de contraseñas provenientes de diversas fuentes.

Destino de las inversiones

La mayor parte de esta inversión fue a parar a Norteamérica (4.000 millones de dólares) y, en concreto a California (Silicon Valley), que por sí sola atrajo el 46% del total mundial.

Eso sí, regiones como Asia y Europa están despegando como destino de financiación con algo más de 500 millones de dólares cada una el año pasado. En conjunto, ambas regiones representaron el 22,6% de la inversión global en empresas de’ ciberseguridad’, el doble que en 2014 (12,7%) y un porcentaje parecido al de 2016 (24,1%). “Esto se debe a la inversión en las empresas del Reino Unido, China e Israel”, aclaran desde la consultora.