A medida que la economía global abraza con entusiasmo el cambio tecnológico y exige una conexión constante con el mundo, la sociedad y su relación con la tecnología está redefiniendo la naturaleza del riesgo. La naturaleza de los riesgos está cambiando y el digital se está convirtiendo en un peligro que merece una atención específica e inmediata, apuntan los expertos de CyberCube.

“Durante siglos, -añaden- el sector asegurador ha desempeñado un papel fundamental en el aprovechamiento del potencial económico de la innovación técnica, proporcionando un apoyo financiero crucial para que las organizaciones transfieran el riesgo que no se puede gestionar en los balances. Una de las funciones importantes de los seguros es actuar como motor para modificar comportamientos e incentivar determinados resultados”.

Según el informe, el año pasado se destinaron 1.126 millones de euros a transformación digital en todo el mundo, una cifra que podría crecer hasta los 1.775 millones para 2022.

Por ello, desde la compañía se ha elaborado el informe ‘Comprender el impacto social de la cuarta revolución industrial y el papel del seguro’  en el que se desgrana la importancia del Seguro frente a una catástrofe cibernética. Matizan que los riesgos que se transfieren al sector de los seguros deben establer las normas de ciberseguridad. Es decir, se vuelve crucial, alertan, «tener un incentivo de la innovación segura y responsable y la provisión de productos de transferencia de riesgos significativos».

Cómo el seguro (de forma práctica) debería cumplir esta función

  • Aplicar un coste financiero a las mejores prácticas de ciberseguridad a través de las primas que cobra por la transferencia de riesgos. Haciendo las preguntas adecuadas e incentivando la mejor higiene cibernética con descuentos en las primas o una mayor cobertura, las aseguradoras pueden ayudar a promover la adopción de buenas prácticas.
  • Por su naturaleza, el sector de los seguros agrupa el riesgo a través de múltiples empresas, geografías e industrias. Los datos compartidos permiten al sector asegurador impulsar las mejores prácticas de prevención de pérdidas. Las aseguradoras ayudarán a las empresas a reducir sus pérdidas proporcionando información sobre los siniestros y los cuasi-accidentes en toda su base de clientes. La agrupación de información es de particular valor para el ciberriesgo, porque el ciberriesgo es un riesgo nuevo y los incidentes a menudo no se reportan.
  • No se debe olvidar que la mayoría de las pymes no disponen de estos recursos. A menudo recurren a proveedores externos para remediarlo después de un ciberataque. Las aseguradoras podrían ofrecer acceso a proveedores aprobados que proporcionen no sólo reparación profesional sino también herramientas para mejorar la resistencia contra futuros ataques
  • El desarrollo de un conjunto de escenarios de referencia estandarizados puede proyectar el tamaño y el alcance de los eventos de cibercatástrofes, utilizando herramientas de modelización financiera.

Un seguro cibernético ‘obligatorio’

Por último, desde CyberCube subrayan que el sector de los seguros y el gobierno están en posición de hacer cumplir conjuntamente los niveles mínimos de ciberresistencia.

Ya existen estándares, como el Cyber Essentials del Reino Unido o el Marco de Ciberseguridad del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST) de los Estados Unidos. Al igual que en el caso de la responsabilidad general obligatoria, o la cobertura de seguros de automóviles hoy en día, los gobiernos podrían ordenar la compra de pólizas de ciberseguros que cumplan con las normas mínimas.

El sector de los seguros y el gobierno están en posición de hacer cumplir conjuntamente los niveles mínimos de ciberresistencia.

«Dado que los riesgos atribuibles a la ciberdelincuencia nunca pueden reducirse a cero, los seguros proporcionan una forma de transferir parte del ciberriesgo residual que es inevitable para cualquier organización moderna», concluyen.

«Las aseguradoras deben trabajar estrechamente con los gobiernos»

Pascal Millaire, CEO de CyberCube, ha reafirmado estas ideas durante su aprticipación en el Foro Económico Mundial que se celebra en Davos (Suiza).

Así, Millaire explicó que, además de ofrecer condiciones ventajosas a las organizaciones que demuestran las mejores prácticas en seguridad cibernética, las aseguradoras deben trabajar estrechamente con los gobiernos para ayudar a hacer cumplir los estándares mínimos de seguridad.

También argumentó que el Seguro podrían ayudar a los clientes a reducir las pérdidas por cibersiniestros al compartir la información que obtienen al administrar grandes volúmenes de estos incidentes. Las aseguradoras, a su juicio, también están bien posicionadas para ofrecer esquemas de ciberseguridad proporcionados por proveedores solventes.