El sector asegurador se enfrenta este 2021 a un importante proceso de transformación como consecuencia de la irrupción de ecosistemas digitales.

Duck Creek Technologies repasa estos grandes retos que marcarán la agenda de aseguradoras. La firma apunta cómo las soluciones tecnológicas “evergreen” o lo que es lo mismo, atemporales y con vocación de permanencia, serán el mejor aliado en este contexto.

«Estos desafíos que pueden y deben convertirse también en oportunidades de negocio si se acierta a la hora de acompañar esa transformación con partners consolidados y soluciones tecnológicas sólidas», remarca la tecnológica.

Personalización y ciberseguridad

La ‘comoditización’ o el proceso de tratar a alguien como una parte más de un enorme colectivo es, sin duda, una forma rápida de perder clientes que quieren sentirse valorados.

Para ello, desde el sector asegurador se han implementado nuevas soluciones para acceder a los datos con mayor precisión y velocidad. Es decir ofrecer una atención personalizada y una experiencia de cliente que no solo reaccione de forma rápida, sino que sea incluso capaz de anticipar necesidades.

No obstante, la consolidación de estos modelos digitales, tal y como el Internet de las cosas (IoT) o la Inteligencia Artificial (IA), ha aumentado la sensación de vulnerabilidad y preocupación por amenazas en ciberseguridad. Este contexto genera una oportunidad para las aseguradoras de cara a ofrecer a sus clientes protección para sus datos y dispositivos.

«Este tipo de productos permite diversificar la oferta de una aseguradora y encontrar nichos en los que la rentabilidad sea muy superior a la de otros productos más tradicionales», remarca el informe.

El mejor aliado de las aseguradoras

El 80% del presupuesto de IT en compañías aseguradoras se dedica a mantener sistemas heredados. Es importante destacar la palabra “mantener” como oposición a “innovar”, que es donde debería ponerse el foco, explica la compañía.

Las tecnologías digitales están siendo el impulsor de grandes cambios en la industria a un ritmo que es imposible acompasar con sistemas obsoletos heredados y encontramos situaciones cercanas al colapso o directamente, estrangulamos oportunidades de negocio debido al cuello de botella existente en tecnología. La buena noticia es que existen alternativas “evergreen” tales como, el análisis predictivo, o las soluciones de muy baja codificación (low code) o el modelo SaaS aplicable a muchas de las necesidades tecnológicas del sector. En resumen, se trata de hacer crecer el negocio, eliminar tareas manuales e improductivas y ganar eficiencia en recursos, poniendo el foco en el cliente.

A modo de ejemplo, más de dos tercios de las aseguradoras atribuyen la mitigación de riesgos y la reducción de los gastos derivados del proceso de suscripción, al análisis predictivo. Se espera que esta cifra crezca significativamente durante el próximo año, ya que el valor inherente del análisis predictivo en seguros se está reflejando en una multitud de aplicaciones: fijación de precios, predicción del comportamiento del cliente, identificación de fraudes, reclamaciones, oportunidades comerciales o nuevos nichos de mercado.

«A través de esta tecnología, las aseguradoras pueden implementar cualquier cambio relevante relacionado con la suscripción, la distribución o la prestación a una velocidad hasta ahora nunca vista».