La crisis sanitaria del Covid-19 ha hecho que dentro del ecosistema emprendedor aparezcan ‘otros términos’ más allá de los ‘Unicornios’ y que los inversores se empiecen a fijar en otro animal: el camello.

En su libro Out-Innovate, Alex Lazarow, director de inversiones de la firma de capital riesgo Cathay Innovation, acuña el concepto de startups camello, que como define «son unas bestias robustas que son capaces de sobrevivir a las sequías».

A diferencia de muchos unicornios, que han ‘pinchado’ durante las últimas semanas pese a valer decenas de miles de millones de dólares, los camellos son startups resilientes que pueden superar las inclemencias más extremas y no están enfocadas en el hiper crecimiento que suelen demandar los mercados del capital riesgo, destaca el esxperto.

En un artículo elaborado por TyNmagazine, se recuerda que este ideólogo señala que, en contraposición con los unicornios que se concentran sobre todo en San Francisco, Beijing o Shanghai, los camellos pueden vivir en cualquier parte del mundo.

Un modelo de éxito diferente

“Las startups fuera de Silicon Valley han demostrado un modelo diferente de éxito. En los mercados emergentes son empresas de las que podemos aprender, porque han sobrevivido a climas comerciales adversos con menos capital y apoyo del ecosistema», matiza en su libro el experto.

Y es que para Lazarow «estas startups son más parecidas a los camellos por su capacidad de adaptarse a múltiples climas, sobrevivir sin sustento durante meses y soportar duras condiciones. Y a diferencia de los unicornios, no son criaturas imaginarias. Son reales y resistentes”.