La crisis sanitaria derivada del Covid-19 que ha obligado a quedarnos en casa también está limitando el consumo de las pólizas de seguro de hogar conectadas, a pesar de que la pandemia hace que los consumidores adopten la tecnología, afirma GlobalData.

La digitalización es una tendencia clave en todas las industrias, ya que los consumidores y las empresas evitan las interacciones cara a cara. Sin embargo, la tecnología doméstica conectada sufrirá en estos aspectos, ya que la gente pasa mucho tiempo en casa, detalla la consultora.

El analista senior de seguros de GlobalData, Daniel Pearce, comentó que la buena tendencia de los dispositivos de hogar conectados aumentaron en todos los dispositivos en 2019. «Que se mantuviera esta tendencia sería una buena noticia para las aseguradoras que ofrecen pólizas de seguro de hogar conectadas, ya que ciertas tecnologías como los detectores de fugas de agua y los sistemas de seguridad inteligentes ayudarán a reducir el coste y la frecuencia de los reclamos».

No obstante, Pearce reconoce que «un aumento del tiempo que se pasa en casa sin duda reducirá la utilización de ciertos dispositivos que de otra manera beneficiarían a los proveedores de seguros de hogar. Por ejemplo, los asegurados se sentirán ahora menos inclinados a comprar un detector de fuga de agua. Dado que las reclamaciones relacionadas con este siniestro son uno de los mayores retos a los que se enfrentan los proveedores, esa tendencia será preocupante para los que buscan incorporar la tecnología en sus pólizas».