La pandemia ha acelerado la transformación digital del empleo. Ahora son casi cinco veces más los trabajadores remotos que antes de la crisis.

Así se desprende del informe ‘A New Perspective on the Modern Workplace’, encargado por Cisco. En el mismo se analizan los retos en la evolución hacia un modelo híbrido de trabajo. Además, desvela las claves tecnológicas, de negocio y culturales para las organizaciones que planifican la vuelta a la oficina.

Realizado por Freeform Dynamics, el trabajo se basa en tres estudios separados, pero vinculados. Abarcan desde el período pre-pandémico (finales de 2019) hasta mayo/junio de 2020. El primero se basa en encuestas a 1.500 directivos de 13 países sobre la transformación del entorno de trabajo. En mayo/junio se volvió a convocar a 100 de los participantes profesionales de TI y de negocio, para preguntarles sobre sus experiencias y las lecciones aprendidas de su respuesta a la pandemia. Paralelamente, se realizaron 11 entrevistas cualitativas en profundidad con directivos sobre el mismo tema.

Cambios culturales, de mentalidad y actitud

Las conclusiones del trabajo muestran una situación de cambio que implica retos técnicos y de negocio, pero también culturales, de mentalidad y actitud. Serán especialmente relevantes en el retorno a los puestos de trabajo en las instalaciones de la empresa.

Cuáles son los aspectos que se estima van a cambiar? Principalmente, los siguientes:

  • A nivel técnico. El soporte tecnológico adicional para los empleados (82%), el mantenimiento de los niveles de servicio y satisfacción de los clientes (77%), la interrupción del flujo de trabajo y los procesos (76%) y la coordinación diaria de las actividades del personal/equipo (76%).
  • Un 64% de los consultados cita también como reto la pérdida de relaciones interpersonales informales de tipo presencial. Aproximadamente dos de cada tres (el 67%) afirman que pusieron en marcha durante el confinamiento reuniones ‘sociales’ de videoconferencia y un 54% canales ‘sociales’ de chat.
  • Casi la mitad de los encuestados (el 49%) considera que las medidas de trabajo flexible seguirán aplicándose. Esto beneficiaría tanto a empresas como a empleados. En términos de contratación, el 50% estima que el aumento del trabajo a distancia conllevará una política de contratación más inclusiva, que abarca talentos más diversos. Las empresas están descubriendo que el trabajo puede realizarse desde cualquier lugar de forma productiva, mientras los equipos se refuerzan con talentos diversos.
  • Casi 9 de cada 10 directivos (el 87%) han incrementado su énfasis en el bienestar de los empleados y el equilibrio entre vida personal y laboral como resultado de la pandemia. De ellos, casi la mitad (el 47%) considera que esta tendencia se mantendrá a largo plazo. Igualmente, el 53% afirman que la confianza y el empoderamiento de los empleados se mantendrán a largo plazo, así como la posibilidad de un horario de trabajo flexible (49%).
  • Casi tres de cada cuatro (el 74%) consideran que su organización saldrá fortalecida de la crisis en algún aspecto. Este optimismo es indicativo de la innovación que han impulsado las organizaciones al acelerar sus iniciativas de transformación digital previstas a medio y largo plazo. El 67% ha acelerado la adopción de servicios cloud de comunicación y colaboración y herramientas de productividad para los usuarios.