El 'ciberriesgo': una de las principales amenazas en la pérdida de beneficios para las empresas - future Latam
martes, julio 23, 2019
Inicio Estrategia

El ‘ciberriesgo’: una de las principales amenazas en la pérdida de beneficios para las empresas

180
0

Los incidentes cibernéticos se posiciona junto a la pérdida de beneficios entre los principales riesgos globales para las empresas. Así al menos lo constata el Barómetro de Riesgos ALLIANZ 2019, donde se recoge un 37% de las respuestas para cada una de estas opciones. Le sigue el cambio climático (8º, con un 13% de respuestas) y la escasez de mano de obra cualificada (10º, con un 9% de respuestas) son los que más crecen en todo el mundo.

Al mismo tiempo, aumenta año tras año la preocupación de las empresas por los cambios legislativos y normativos (4º, con un 27% de respuestas) provocados por situaciones como el ‘brexit’, las guerras comerciales y los aranceles.

El informe anual sobre riesgos globales para las empresas elaborado por ALLIANZ Global Corporate & Specialty (AGCS) incorpora la opinión de 2.415 expertos de 86 países. Angelo Colombo, CEO de AGCS Sudamérica destaca cómo la preocupación por los ataques a través de internet es compartida por los países de la región, donde este año intercambia su posición (2ª) con la pérdida de beneficios. “Los ‘ciberincidentes’ se han consolidado en el primer puesto en los resultados de Brasil [43% de las respuestas], lo que refleja la creciente exposición de las empresas al comercio digital y a la digitalización de las transacciones financieras”.

En tercer lugar figuran las catástrofes naturales que tienen especial relevancia en el en el caso de Argentina (con un 47% de respuestas) y todavía más en Chile (con un 69%), donde son la preocupación número 1 (al igual que en otras tres economías del estudio: Indonesia, Japón y Turquía). En los dos países latinoamericanos los ‘ciberriesgos’ aparecen en cuarta posición.

En términos globales, la pérdida de beneficios se mantiene, por séptimo año consecutivo, como la principal amenaza para las empresas en todo el mundo y representa el principal riesgo en países como Estados Unidos, Canadá y China. Este tipo de episodios sigue ganando en diversidad y complejidad: interrupción de sistemas informáticos básicos, la retirada de productos o los problemas de calidad, el terrorismo, los disturbios políticos e incluso la contaminación medioambiental.

Pero además, en la estela de las grandes violaciones de seguridad de los datos y escándalos de privacidad, las importantes caídas de sistemas informáticos y la introducción de normas más estrictas para la protección de datos tanto en Estados Unidos como en la Unión Europea, entre otros países, ALLIANZ afirma que el riesgo cibernético se convertirá, en 2019 y en los próximos años, en una de las grandes preocupaciones para las empresas.

Pérdidas al alza

Por otra parte, los riesgos cibernéticos y de pérdida de beneficios aparecen cada vez más interconectados, ya que los ataques de ransomware y la interrupción accidental de sistemas informáticos suelen dar lugar a suspensiones de operaciones y servicios con costes de cientos de millones de dólares.

Los incidentes cibernéticos aparecen como el factor detonante de la pérdida de beneficios más temido por las empresas (50% de las respuestas), seguidos por los incendios (40%) y las catástrofes naturales (38%). Al mismo tiempo, se percibe la pérdida de beneficios como la principal causa de pérdidas económicas soportadas por las empresas como consecuencia de un incidente cibernético (69% de las respuestas).

La creciente preocupación por los incidentes cibernéticos se producen tras un año, 2018, que ha marcado un punto de inflexión en la actividad. Este tipo de delincuencia tiene un coste aproximado de 600.000 millones de dólares anuales, frente a los 445.000 que representaba en 2014. Frente a esto, el valor medio de las pérdidas económicas de los 10 últimos años se sitúa en 208.000 millones, tres veces menos. Mientras que los delincuentes emplean métodos cada vez más innovadores para robar datos, cometer fraude o extorsionar, se observa también una creciente amenaza por parte de estados nacionales y coaliciones de grupos que tienen por objetivo proveedores de infraestructuras clave o el robo de datos y/o secretos comerciales.