En los últimos 12 meses, el flujo de los llamados capitales de convergencia -fondos de fuentes no tradicionales y de terceros- hacia la industria mundial del Reaseguro ha disminuido por primera vez en 10 años. En total, según datos de AON publicados por S&P Global Ratings , los activos bajo gestión en el sector de capital alternativo cayeron en un 4% interanual en el primer trimestre del año, hasta 93.000 millones de dólares.

“Los años récord de pérdidas catastróficas consecutivas en el sector del reaseguro han afectado a todos los fondos de valores vinculados a los seguros (ILS), aunque el impacto preciso ha variado”, indica la agencia de calificación en un reciente informe. Así, concreta, «algunos fondos con grandes pérdidas han tenido rescates, incluso hasta el punto de que están siendo liquidados a raíz de varias evoluciones desfavorables de las reservas para pérdidas”,  Por el contrario, otros vehículos con rendimientos más positivos siguen teniendo flujos de entrada.

El repunte de los activos tradicionales ha permitido que el volumen total de capitalización de la industria global del reaseguro vuelva a su máximo histórico de 2017, con 605.000 millones.