“Hace 30 años que SWISS RE identificó el cambio climático como un riesgo emergente, el tema fue elogiado por su importancia ambiental, pero en aquel entonces todavía no se percibía como un tema material de negocios. Hoy en día, esa percepción ha cambiado considerablemente”, afirma Christian Mumenthaler, CEO de SWISS RE. Según el directivo, el aumento constante de las temperaturas medias mundiales es un hecho comprobado. Los casquetes polares se están derritiendo, el nivel del mar está subiendo y, con un aire más cálido que contiene más humedad, los períodos de fuertes precipitaciones en muchas regiones del mundo se han convertido en algo habitual, como las inundaciones de los últimos meses en la India, Pakistán o los Estados Unidos. Los incendios forestales también afectan con mayor frecuencia a zonas pobladas en una interfaz urbano-silvestre en rápido crecimiento. Fue devastador ver el impacto de los incendios forestales en California a finales del año pasado, que se cobraron vidas y destruyeron comunidades enteras, explica.

Para Mumenthaler “las olas de calor y los cambios en los patrones de transmisión de enfermedades infecciosas son probablemente una consecuencia importante del cambio climático. A menudo, los pobres y los ancianos son los primeros afectados, y con los cambios demográficos de las sociedades que envejecen en todo el mundo, el impacto negativo del cambio climático en los seres humanos puede ser aún mayor en el futuro”.

Pero todo esto tendrá un impacto en el seguro ya que como augura el directivo, la falta de adaptación a esa realidad dará lugar a que a largo plazo el calentamiento global obligue a los aseguradores a aumentar los precios. “Para los individuos o comunidades en lugares altamente expuestos esto podría significar que el seguro podría no ser asequible. No podemos permitir que esto suceda, así que lo que tenemos que hacer es comprender el riesgo físico y fomentar las medidas de adaptación”, remarca.

Se necesitará un enfoque de «toda la sociedad» para limitar el calentamiento global antes de que sea demasiado tarde. La colaboración entre sectores, así como los cambios urgentes y a gran escala de gobiernos, empresas e individuos, son cruciales. Después de todo, el fomento de economías sólidas y la creación de resiliencia social es una cuestión de interés mundial, y un futuro sostenible es nuestra elección colectiva, concluye el directivo.

Consulte el texto íntegro aquí