El potencial que tiene la tecnología blockchain no tiene fronteras. Y esta revolución tecnológica incidirá en la ampliación de la inclusión financiera, especialmente en servicios como ahorro, crédito, seguros, pagos y transferencias.

Así se recoge en un documento de análisis del Banco Interamericano de Desarrollo. De acuerdo con el estudio “Blockchain y Comercio Internacional”, esta tecnología tiene cualidades y características que pueden potenciar la inclusión financiera, pese a que se presenten obstáculos y desafíos para que suceda.

“Los servicios financieros pueden agruparse en cuatro categorías: ahorro, crédito, seguros, así como pagos y transferencias. La tecnología blockchain tiene características y propiedades que podrían impactar teóricamente en todas ellas”, detalla el documento.

Dado la seguridad de esta ‘cadena de bloques’ en cuanto al ahorro, esta tecnología ya ha sido probada con criptomonedas, «donde se almacena valor y está disponible para cualquier persona con conocimientos en tecnología e incluso con simple acceso a Internet», apuntan.

“Por ejemplo, -añade el BID- al menos teóricamente, cualquiera que utilice bitcoin tiene el equivalente a una cuenta bancaria en línea en forma de billetera virtual basada en blockchain”.

En materia de financiamiento, el reporte asevera que el uso de esta tecnología puede generar que el procedimiento para la dispersión de fondos sea más rápido y transparente. “La utilización de blockchain presenta bondades para automatizar la suscripción y el desembolso de fondos pudiendo reducir el tiempo de emisión de préstamos y el riesgo operativo”, subraya el organismo.

La revolución para el Seguro

Más concreto, en el caso del sector asegurador, desde el organismo se detallan algunos aspectos relevantes: Se describe que esta tecnología como revolucionaria «para la industria por medio de la creación de contratos inteligentes y facilitar la gestión de reclamos para las aseguradoras de No Vida».

“Blockchain puede automatizar su procesamiento a través de contratos inteligentes, mejorar la evaluación a través de información histórica de reclamos y reducir el potencial de reclamos fraudulentos”, añade el BID.

En cuanto a los pagos internacionales y remesas, el análisis destaca que dicha tecnología puede ayudar a reducir los altos costos de los intermediarios que participan en transferencias de un país a otro y agilizar las mismas.