El mercado latinoamericano de seguros de auto representa un volumen de primas de 33.000 millones de dólares, casi el 20% del total del sector asegurador. Los cinco mercados más grandes (Argentina, Brasil, Chile, Colombia y México) representan más del 80% de este ramo. La brecha de protección en este ámbito se define como las primas totales no vendidas y equivale, aproximadamente, a 2,6 veces el mercado actual en estos países, según los cálculos recogidos en el informe ‘La brecha de protección automotriz en Latinoamérica’, publicado por SWISS RE.

El 69% del parque móvil mexicano carece del seguro obligatorio (a terceros), la cifra más elevada de los cinco países de América Latina.

Por detrás de México, donde casi siete de cada 10 vehículos circula sin seguro, están Colombia, con una falta de cobertura del 39%, Brasil (33%), Argentina (22%) y Chile (8%). En Brasil, Chile y Colombia, el seguro de automóviles obligatorio está separado del mercado voluntario y la cobertura obligatoria se limita a la responsabilidad por lesiones corporales para todas las víctimas. En los países en los que existe este doble mercado, “la penetración de automóviles asegurados es mucho menor en el seguro voluntario que en el obligatorio”, señala el informe.

Por el contrario, en Argentina y México se requiere una cobertura mínima con la compra de un seguro voluntario de automóviles, incluida la responsabilidad por lesiones corporales de terceros y daños a la propiedad. En el caso de México, con un parque total de más de 45,4 millones de vehículos, esto supone que 27,2 millones no está asegurado.

Oportunidad de negocio

Sin embargo, si lo que se analiza es el valor de la brecha o falta de protección que esto supone, la mayor es la de Brasil con 46.300 millones de dólares y donde dos tercios de la flota de automóviles de 0 a 6 años de antigüedad carece de seguro para daños propios; por delante de México (11.700 millones), Colombia (5.000 millones), Chile (3.800 millones) y Argentina (1.500 millones). En total, 68.300 millones de dólares que también pueden ser vistos como una oportunidad de negocio.

En Brasil, las primas de auto totalizaron 12.200 millones de dólares en 2017, casi el 50% del mercado de no vida. La tasa estimada de muertes en sus carreteras cada 100.000 habitantes fue de 19,7, la más elevada de los cinco mayores países de la región.

Por otra parte, ese mismo año la suma asegurada máxima en el plan obligatorio fue de 4.230 dólares, mientras que la media del seguro voluntario por lesiones corporales ocasionadas a terceros fue 39.032 dólares. Según cálculos de SWISS RE, el ingreso medio estimado necesario por hogar para el sostén de la familia en caso de fallecimiento es de 120.000.