Agostina Fernández, Chief Commercial Officer en SysOne

Comenzaré esta columna de opinión haciéndoles la siguiente pregunta ¿Qué nos hace más felices los objetos o las experiencias?

Varios estudios científicos se han dedicado a medir la felicidad que nos produce aquello en lo que gastamos el dinero. A partir de encuestas y otros métodos, han llegado a la conclusión de que nos hace más felices gastarlo en experiencias de compra que en objetos materiales. Con las experiencias, el grado de satisfacción aumenta con el tiempo.

La explicación es que lo material se vuelve normal, mientras que las experiencias inmateriales acaban interiorizándose y formando parte de la personalidad.

Nos pueden gustar nuestras cosas materiales y hasta podemos pensar que es parte de nuestra identidad estar “conectados” con ellas, sin embargo, se mantienen separadas de nosotros. Mientras que las experiencias, al contrario, son parte de nosotros. Es decir, cada uno es la suma de sus propias experiencias.

Creando Valor

La economía de la experiencia consiste, en definitiva, en convertir el producto que vendemos o comercializamos en una experiencia en sí misma, una experiencia de compra. Es decir, aportar eventos, complementos o servicios que marquen la diferencia como una extensión del producto.

No sólo focaliza en el hecho de obtener beneficios, sino también de potenciar la presencia de un cliente totalmente fidelizado a una marca que logró conquistarlo y a la que siempre defenderá.

Además, la llegada de las Insurtech trajo consigo una nueva realidad y es la necesidad imperiosa de entender al cliente y sus necesidades para poder brindarles alternativas basadas en esa interacción.

Ahora los clientes son más exigentes y quieren que las empresas les resuelvan necesidades puntuales. Cambiaron los hábitos, también las pólizas, y aquí la experiencia es importante. Se convierte prácticamente en un todo para las compañías: cumplir con los gustos y particularidades de consumo de cada asegurado. Eso es economía de la experiencia.

Entonces, ¿qué beneficios ofrece enfocar nuestros esfuerzos bajo el concepto de la economía de la experiencia? Estos son los puntos principales:

  • Mayor comprensión de lo que buscan los asegurados.
  • Mayor fidelidad y retención de clientes.
  • Reducción de costos en servicio al cliente.
  • Gestión mejorada de crisis, respuesta rápida ante siniestros, reintegros.
  • Establecer relaciones de negocios con los clientes de manera satisfactoria y competitiva en el mercado, ofreciendo micro seguros gratis para prueba durante un determinado tiempo.
  • Omnicanalidad y nuevos modelos de negocio, estar presentes en todas partes.

Ahora bien. ¿Qué se necesita para ganar en la economía de la experiencia? Principalmente es necesario convertirse primero en una Empresa Inteligente.

Sus clientes se están moviendo en línea, por lo que tiene muchos más puntos de contacto con ellos de los que tenía incluso hace 5 años. Pero el recorrido del cliente es más que una serie de puntos de contacto, también se trata de una experiencia de usuario perfecta. ¿Y cómo ofrece una experiencia de usuario perfecta? Al tener las herramientas adecuadas, la tecnología adecuada y el diseño de UX adecuado.

Las Compañías de Seguros líderes no solo se preocupan por sus clientes, sino también por la importancia de comprender y utilizar tecnologías nuevas y emergentes para impulsar la innovación.

Gracias al conjunto de soluciones Empowerment Technology Insurance de SysOne las compañías de seguros pueden triplicar sus ingresos por cada dólar invertido en desarrollar estrategias encaminadas en brindar mejores experiencias a sus clientes. Siendo la tecnológica el medio para conseguirlo.