La pandemia ha abierto un escenario de incertidumbre que ha provocado cambios en los hábitos de consumo y complicado enormemente la situación de pequeñas y medianas empresas, así como de los trabajadores autónomos.


Abrirse camino dependerá, según los expertos, de la evolución tecnológica y de la estrategia de digitalización, necesarias para ampliar canales de venta. Salud y bienestar, comercio online y uso de las redes sociales serán claves, como la propia madurez del proceso de innovación.


En un artículo publicado por MAPFRE se recogen las ventajas de invertir en transformación digital: ahorro, posibilidad de incorporar el teletrabajo y mejorar la flexibilidad laboral, entender y llegar mejor al cliente, y mejorar la productividad. Como refleja un estudio de PwC a ejecutivos de empresas de 24 países, apenas un 18% considera necesario eliminar o diferir las inversiones en transformación digital.