La exposición de las empresas a los ciberriesgos es cada vez mayor e va in crescendo. Igualmente, son más importantes las repercusiones de los ciberataques para los negocios (no solo económicas, sino también reputacionales y de continuidad).

Frente a esto, las organizaciones tienen que poner barreras para, cuanto menos, mitigar los riesgos y sus consecuencias.

En esta línea, Hiscox ha elaborado un decálogo con algunos consejos básicos para aumentar la ciberprotección de las empresa, Son válidos independientemente de su tamaño o actividad.

El primer paso, según la propuesta de la aseguradora, será identificar los riesgos a los que está expuesto el negocio. Es decir, saber cuáles son sus amenazas reales.

A partir de ese ejercicio, se recomienda establecer medidas de seguridad básicas y actualizar o adquirir nuevo software.

Además, plantea poner en marcha un programa de formación y concienciación del equipo. También es recomendable facilitar procesos de copia de seguridad, control de proveedores, protocolos de acceso a la información de la compañía y control de transferencias.

Por último, la compañía sugiere establecer un control y actualización de los procesos de manera sistematizada para saber que la estrategia de ciberseguridad funciona. Se completa el proceso de protección con la transferencia del riesgo potencial de un siniestro cibernético a una póliza especializada.

 

recomendaciones ciberproteccion