Belén Molina, Insurance Practice Leader de Capgemini
Belén Molina, Insurance Practice Leader de Capgemini

Amazon ha obtenido una licencia para vender productos de seguros de coche a terceros en la India y se ha asociado con Acko General Insurance para entrar en el segmento de automoción. WeSure, la plataforma de seguros de Tencent, ha conseguido alcanzar los 25 millones de usuarios en solo dos años desde su lanzamiento, con una tasa de renovación del 40%. Verily, filial de Google, creará una compañía junto con Swiss Re que venderá reaseguros de exceso de siniestralidad con la ayuda del Big Data y con el objetivo de cubrir solicitudes de reembolsos inesperadamente costosas. ¿Lanzarán las bigtech una solución de seguros de principio a fin? Esa es la pregunta del millón.

Los GAFA cruzan gradualmente el umbral del espacio de los seguros y entran a través de la colaboración o las inversiones, pero hay que constatar que, aunque decidan entrar de lleno en el sector, la complejidad de la normativa en la industria y la falta de experiencia en seguros de estas compañías seguramente impedirán una rápida entrada al mercado. Por ahora, las bigtech están invirtiendo selectivamente en las cadenas de valor de los seguros que producen un alto rendimiento de la inversión.

Cada vez más jugadores no tradicionales ofrecen seguros para los productos que venden. A principios de 2020, IKEA lanzó en Países Bajos Hemsäker, una línea de productos online a través de la plataforma digital iptiQ de Swiss Re. Por su parte, Tesla ha lanzado su propia línea de seguros para los vehículos que fabrica. Se trata de un sistema de suscripción que utiliza los datos que recaba el coche para poner automáticamente los precios del seguro.

Gracias a la proximidad a los clientes y los productos, los actores no tradicionales pueden participar en múltiples puntos de contacto y responder eficazmente en tiempo real.

A medida que las líneas se desdibujan entre las aseguradoras, la competencia intensifica la mentalidad y el espíritu insurtech. No en vano, algunas aseguradoras están creando brazos digitales y empresas derivadas para desarrollar rápidamente capacidades ágiles que les permitan atender mejor las necesidades de los clientes. La aseguradora State Farm creó HiRoad para atender las necesidades de los conductores. Por su parte, la aseguradora china Ping An cuenta con varias filiales tecnológicas que espera sacar a bolsa en los próximos años.

Está claro que los aseguradores innovadores y ágiles en el ámbito digital tienen un gran potencial, ya que cuentan con la experiencia sectorial necesaria para lidiar con la compleja regulación sumada a un impulso hacia los servicios y productos más centrados en las necesidades del cliente con opciones como la contratación bajo demanda.

colaboración startup

El poder de las colaboraciones

Por otro lado, también estamos viendo cómo algunas insurtech apuntan a convertirse en compañías trasversales en el sector. Por ejemplo, Insurtech Hippo, con sede en los EE.UU., adquirió la compañía de seguros Spinnaker con el objetivo de dejar de ser únicamente un distribuidor. Pie Insurance, otra fintech basada en EE. UU., ha comprometido 100 millones de dólares de los 127 que captó en su última ronda de financiación para la compra de compañías de seguros con licencia. La exitosa salida a bolsa de Lemonade —que multiplicó su valor por más de dos en un solo día— muestra la confianza de los inversores en la insurtech.

Por su parte, los actores de la tecnología están colaborando con insurtech a través de la adquisición o asociación. Por ejemplo, Duck Creek se asoció con el especialista en ciberseguridad BitSight para ayudar a las aseguradoras a evaluar los riesgos tecnológicos de sus clientes. Mientras, Guidewire se asoció con Shift Technologies para ofrecer a las aseguradoras la detección de fraudes en tiempo real y la automatización de los siniestros.

Hace años que se habla de que el futuro de la industria del seguro pasa por la colaboración y la creación de ecosistemas en el sector. Sin embargo, parece que el aumento de la competencia está despertando finalmente el apetito de trabajar en conjunto en las empresas del sector. Resulta interesante que, según nuestros estudios, más del 60% de las aseguradoras e insurtech están interesadas en colaborar con las bigtech.

Los insurtech ven a los proveedores de tecnología y a los integradores de sistemas como el medio para asegurarse un papel más significativo en el ecosistema y llenar los espacios de la cadena de valor que hasta ahora no han cubierto las aseguradoras tradicionales.