La adopción de la economía circular combinada con la aceleración tecnológica de la industria del automóvil están dotando de un gran potencial para reducir las emisiones de carbono hasta en un 75%. Además de reducir el consumo de recursos no circulares hasta en un 80% por kilómetro para 2030.

Según reveló Accenture en el Foro Económico Mundial y el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible estas cifras se sustentan en su informe ‘Raising Ambitions: Una nueva hoja de ruta para la economía circular de la automoción’ y se basa en un análisis que se constata que la demanda de movilidad, tanto en términos de kilómetros recorridos por los pasajeros como de stock de vehículos previsto, aumentará un 70% en todo el mundo de aquí a 2030.

Desde la consultora animan a la industria de la automoción a «prepararse para esta demanda, al tiempo que se descarboniza para contribuir a limitar el calentamiento global».

«Los vehículo compartidos serán un elemento clave para atender la creciente demanda de movilidad, al tiempo que se reduce el consumo de recursos y las emisiones de carbono a un nivel verdaderamente sostenible», explica Axel Schmidt, un director gerente senior de Accenture para Autos a nivel mundial. «Mientras que muchos fabricantes de vehículos ya han establecido objetivos para la neutralidad del carbono, la hoja de ruta para la ‘circularidad de la automoción’ debe ser un elemento central de esta transformación y ambición«, añade.

Cuatro vías para lograr un Ecosistema circular de la automoción

  1. Lograr emisiones netas de carbono cero en todo el ciclo de vida del vehículo (por ejemplo, materiales y ensamblaje bajos en carbono, integración con la red energética.)
  2. Permitir la recuperación de recursos y cerrar los bucles de materiales (por ejemplo, desmontaje al final de la vida útil y logística inversa, reciclaje de baterías de vehículos eléctricos).
  3. Aumentar la vida útil del vehículo y sus componentes (por ejemplo, propiedad basada en la suscripción, reutilización y refabricación a escala).
  4. Garantizar un uso eficiente del vehículo a lo largo del tiempo y de la ocupación (por ejemplo, vehículo/movilidad bajo demanda).

«El vehículo circular está ahora en camino de convertirse en un componente central del futuro del automóvil», dijo Christoph Wolff, jefe global de movilidad y miembro del comité ejecutivo del Foro Económico Mundial. «Las empresas de todo el sector deben considerar cómo la tecnología y las palancas empresariales pueden maximizar el valor de los recursos del automóvil, minimizar las emisiones del ciclo de vida y desbloquear nuevas oportunidades a lo largo de la cadena de valor».

Recomendaciones para un uso eficiente

Los principales obstáculos de la economía curcular en la industria del automóvil están relacionados con los clientes y los patrones de uso, aseveran. De esta forma se centra en los modelos de negocio, los métodos de producción y la tecnología, y los obstáculos reglamentarios. El informe presenta recomendaciones clave para superar los desafíos a lo largo de la cadena de valor del automóvil:

  • Acordar un marco común para guiar y medir el progreso.
  • Reajustar el motivo de los beneficios del ecosistema de la automoción, pasando de la venta de productos a la venta de movilidad y otros servicios.
  • Crear normas de datos, marcos de información y medidas de transparencia que fomenten la circularidad en el desarrollo del diseño de los vehículos, la gestión del ciclo de vida y el tratamiento del final de la vida útil.
  • Empezar a pilotar soluciones radicales ahora y apuntar a saltar los ciclos de desarrollo de productos existentes.
  • Garantizar el apoyo político a la transformación sistémica.