El cambio climático costará 1 billón de dólares, según valoran 215 compañías que están situadas entre más grandes el mundo.

Los efectos del cambio climático se harán sentir en los próximos cinco años, revelan desde CDP, una organización internacional sin fines de lucro que alienta a las empresas a evaluar y gestionar sus impactos ambientales que ha realizado un análisis de 215 de las 500 corporaciones más grandes del mundo y que han valorado que costará más de 1 billón de dólares. Más del 80% de las empresas encuestadas han dicho que se verán afectadas por el cambio climático, incluyendo cambios en los patrones atmosféricos y oceánicos que mejoran la perspectiva de eventos climáticos extremos, el aumento de las temperaturas globales y el aumento de los precios de las emisiones de gases de efecto invernadero. Las compañías incluso han calificaron la mitad del impacto anticipado, 500.000 millones de dólares, como algo seguro.

Entre los mayores riesgos que estas compañías han identificado se encuentran los costes operativos asociados con los cambios legales y políticos. También existe el potencial de pérdidas de 250.000 millones de dólares debido a la amortización inesperada o prematura de activos que están significativamente expuestos a los efectos del cambio climático o que son materias primas como los combustibles fósiles, cuyo valor podría verse afectado por la transición a una economía con bajas emisiones de carbono.

Según Steve Bowen, director y meteorólogo y jefe de Catastrophe Insight en AON, se espera que este tipo de eventos meteorológicos se vuelvan cada vez más volátiles debido a la mayor influencia del cambio climático. «Junto con un mundo más volátil de fenómenos meteorológicos, los cambios conocidos en la economía y las tendencias demográficas mundiales sólo van a aumentar los riesgos humanitarios y financieros en los próximos años», afirma Bowen.

No obstante, cada vez son más las empresas que se enfrentan a mayores exigencias, tanto por parte de las partes interesadas como de los responsables de la formulación de políticas, para que revelen los riesgos potenciales debidos a los efectos extremos del cambio climático.

Estos riesgos requieren que las industrias trabajen juntas para encontrar formas de aumentar la resiliencia de las empresas y las comunidades ante el cambio climático, afirman desde el broker.