La modalidad de teletrabajo o trabajo en remoto es la solución elegida por las empresas de todo el mundo, para aquellas que resulte factible, en un intento por frenar la propagación del coronavirus-COVID-19.

Ante este cambio en la forma de trabajar, es un buen momento para que las organizaciones examinen la seguridad en torno al acceso remoto a los sistemas corporativos. «Ya que una vez que los dispositivos se sacan de la infraestructura de red de una empresa y se conectan a nuevas redes y WIFI, los riesgos se amplían y aumentan«, afirma desde Kaspersky.

Ante esta situación, la compañía ha ofrecido cinco pasos para reducir los ciberriesgos asociados con el teletrabajo.

  1. Proporcionar un acceso VPN para que el personal se conecte de forma segura a la red corporativa
  2. Todos los dispositivos corporativos -incluidos móviles y portátiles- deben protegerse con un software de seguridad adecuado que permita, por ejemplo, que se borren los datos de los dispositivos que se denuncien como perdidos o robados. También separar los datos personales y laborales y restringir las aplicaciones que pueden instalarse.
  3. Implementar siempre las últimas actualizaciones de los sistemas operativos y aplicaciones
  4. Restringir los derechos de acceso de las personas que se conectan a la red corporativa
  5. Asegurarse de que el personal es consciente de los peligros de responder a mensajes no solicitados

Ser conscientes de los riesgos

“Recomendamos a las empresas que estén atentas en este momento y que se aseguren de que los empleados que teletrabajan extremen la cautela. Las empresas deberían comunicarse claramente con los trabajadores para asegurarse de que estos sean conscientes de los riesgos. Además de hacer todo lo posible para asegurar el acceso remoto para aquellos que trabajan desde casa”, advierte David Emm, investigador principal de seguridad, Kaspersky.

Para el directivo además del aumento del trabajo a distancia “también hemos visto que los ciberdelincuentes intentan aprovecharse del coronavirus, ocultando archivos maliciosos en documentos que pretenden estar relacionados con la enfermedad. Debido a este enfoque oportunista de los criminales, junto con los cambios en los hábitos de trabajo, las empresas han de estar muy vigilantes en estas fechas».