Miguel A. González Serrano
Director en Appian Spain

La digitalización es un hecho y el sector Seguros no es la excepción. Las aseguradoras son cada vez más conscientes de la necesidad de contar con ciclos de desarrollo rápidos y de ser flexibles y ágiles. La digitalización como puesto preferente en la agenda es la razón por la que operaciones y TI se han situado en la vanguardia del negocio, pese a que históricamente el foco de las aseguradoras hayan sido las actividades y los aspectos actuariales del aseguramiento. No solo persigue objetivos económicos, sino también la reducción de costes, la optimización de procesos, la mejora del servicio al cliente y la optimización de la eficiencia interna. Sin embargo, ser consciente de los beneficios es solo una parte de la ecuación.

La realidad es que nos encontramos ante un auténtico desafío para los CIOs y los COOs y las preguntas son ¿cómo podrá adaptarse el sector negocios a un mercado tecnológico tan complicado? y ¿qué es necesario para estar preparado y aprovechar las últimas tecnologías emergentes?. Por si esto fuera poco, es inevitable preguntarse dónde encajan las compañías InsurTech en este ecosistema y qué rol juegan en todo el proceso.

¿Puede ser el Low-Code el dinamizador de la transformación digital en el sector seguros?

Para asegurar una transformación efectiva y rentable, las compañías deben ser capaces de asumir las novedades tecnológicas dentro de un ecosistema que tome como base sus sistemas y bases de datos iniciales, en lugar de optar por complicados, complejos y costosos programas de reemplazo. Partiendo de esta premisa, las plataformas de Low-Code ayudan a las aseguradoras a integrar y combinar viejas y nuevas tecnologías de una forma fácil, rápida y eficiente.

Las compañías deberían optar por un enfoque proactivo y positivo al enfrentar las necesidades de transformación digital. La realidad nos demuestra que la presión de los consumidores, por un lado, y el continuo desarrollo que impulsan las InsurTech, por otro, está generando un clima de evolución que empuja al sector hacia delante. Lejos de ser algo negativo, se trata de una oportunidad, un nuevo campo de juego, donde aún hay espacio para más jugadores. Por eso, mientras que empresas ya establecidas ponen el foco en retener a sus clientes actuales y en hacer crecer su cuota de mercado, otras dedican todos sus esfuerzos a crear incubadoras tecnológicas y a impulsar sus propias start-ups en InsurTech.

Nuevas tecnologías para el sector

Gracias a las nuevas tecnologías que han ido surgiendo en los últimos años, ha sido posible dar solución a algunos desafíos importantes. Es el caso de la Automatización Robótica de Procesos (RPA), la Inteligencia Artificial (IA) y la telemática.

La Automatización Robótica de Procesos (RPA) facilita el trabajo y la ejecución al eliminar procesos tediosos, permitiendo dedicar más tiempo a ofrecer una mejor atención al cliente. La Inteligencia Artificial (IA) puede utilizarse en procesos de toma de decisiones a la hora de, por ejemplo, valorar fraudes, lo que implica una mejora en los tiempos de gestión y mayor precisión en el servicio.

Llegados a este punto, se nos presenta una nueva pregunta: ¿cómo van a evolucionar estas tecnologías? ¿Cabe esperar que compañías como Amazon o Google vuelvan a revolucionar el mercado con nuevas propuestas tecnológicas gracias a su gigantesca capacidad de evolución? La verdad es que no lo sabemos. Pero lo que sí sabemos es que quedarse esperando a que ocurra no es la solución. Por eso, toda aquella empresa que quiera despegar y triunfar en 2019 debe ponerse como objetivo construir un ecosistema tecnológico que la sitúe en el ‘top of mind’ de la sociedad y de su competencia.