A medida que aumentan los casos de Covid-19 a nivel mundial, la conectividad que define nuestra era sirve de perdición y bendición. “Nuestros medios de vida interconectados permiten la rápida propagación tanto de la enfermedad como de la cura”, afirma un artículo publicado por el World Economic Forum.

«Debemos adoptar las herramientas del mañana para defender la seguridad de nuestro futuro. Un buen liderazgo es necesario ahora más que nunca. La Cuarta Revolución Industrial nos da las herramientas que necesitamos para combatir esta amenaza global», afirma David Alexander Walcott, Global Shaper, Kingston Hub y autor de este artículo. “Nuestra capacidad de crear un marco dinámico e interconectado de datos de salud nunca ha sido más necesaria”, añade.

Para el experto, un gran ejemplo es Taiwán, que ha logrado sofocar con éxito su carga de trabajo y ha adoptado un enfoque basado en los datos para luchar contra Covid-19. Aprovechando los grandes datos, han creado bases de datos con grandes recursos para rastrear y predecir el riesgo infeccioso, que se utilizan junto con amplios protocolos de detección en los aeropuertos. También se ha utilizado el rastreo móvil para asegurar que las personas de alto riesgo estén en cuarentena en sus hogares, aplicando eficazmente el distanciamiento social.

En Singapur y Corea del Sur se han utilizado también instrumentos similares, que entrañan la elaboración de mapas de posibles portadores. Se invita a otros países a que consideren seriamente su utilidad para aplanar la proverbial curva.

La IA, un valioso instrumento

La inteligencia artificial también ha sido de gran utilidad para que los Estados puedan gestionar su carga de trabajo. A pesar de las preocupaciones por la privacidad, el análisis de los datos personales, de viaje y clínicos permite elaborar modelos predictivos precisos que pueden servir de base para las evaluaciones de los riesgos de infección y mortalidad. Además, la inteligencia artificial puede ser un valioso instrumento de selección por medio de robots de charla virtuales, un recurso considerablemente importante en situaciones de gran demanda clínica.

En China se han utilizado varios modelos de IA para aumentar las tasas de diagnóstico mediante la interpretación de los resultados radiográficos y llenando así las lagunas resultantes de la falta de conocimientos clínicos. China también ha aprovechado la potencia de los robots y aviones teledirigidos, que han demostrado ser fundamentales para reducir el contacto interpersonal al facilitar la entrega de alimentos y medicamentos y la desinfección de los espacios públicos.

“Estas herramientas del mañana han permitido y mejorado considerablemente nuestros esfuerzos en esta respuesta global, pero una buena ejecución debe ser equilibrada con una buena estrategia. Los países que no pueden aprovechar inmediatamente las capacidades de la Cuarta Revolución Industrial deben confiar en una acción rápida y estratégica”, remarca Shaper.

Si no tenemos las herramientas, debemos tener el liderazgo

“El liderazgo a través de Covid-19 ha tomado a menudo la forma de una acción sensible y decisiva”, subraya el experto. Al igual que China, la República Checa implementó rápidamente el uso universal de máscaras en conjunción con los esfuerzos de bloqueo, impulsando con éxito un aplanamiento de la curva.

Jamaica ha aplicado medidas rápidas y estratégicas para contener el virus mediante una pronta sensibilización del público y la búsqueda minuciosa de conocimientos sanitarios en masa. Además de las medidas sociales estrictas y tempranas, se han obtenido rápidamente recursos clínicos y se ha dado gran prioridad al reconocimiento temprano de los casos mediante un encomiable nivel de previsión.

Otras islas del Caribe (en particular las Islas Caimán y San Vicente y las Granadinas) se han mantenido a la vanguardia preparándose para COVID-19 antes de que la realidad de la amenaza se acercara a sus costas. Al igual que Jamaica, se han apresurado a implantar toques de queda para mitigar la transmisión comunitaria y se han comunicado de manera rápida, transparente y exhaustiva. Estas medidas han puesto a Jamaica en el mapa mundial de la batalla de esta pandemia y sus esfuerzos han sido reconocidos públicamente por el director general de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Las medidas tomadas por Jamaica le han puesto en el mapa mundial de la batalla de esta pandemia y sus esfuerzos han sido reconocidos públicamente por el director general de la OMS