Mucho se habla del término Big Data, sobre todo en el mundo del seguro, y ya no solo bajo el interrogante de contar o no con esta tecnología, porque los datos dan poder de decisión a la estrategia y las aseguradoras lo saben.

Pero, realmente ¿sabemos de qué se trata? En primer lugar, el Big Data es una herramienta que aporta un gran valor a las empresas cuando se utiliza correctamente, ya que puede ofrecer ventajas competitivas al identificar los modelos o patrones de conducta y uso de los clientes,  lo que permite desarrollar ofertas de productos o servicios personalizados basados en las preferencias de cada cliente y de esta manera retenerlos y fidelizarlos, y por el otro lado, conseguir nuevos clientes.

Individualizar y personalizar

Además se pueden usar esos datos de valor para planificar la expansión a otros mercados, así como para individualizar y personalizar la comunicación con los clientes y el servicio que puede brindarse a cada uno de ellos.

“Con cada click y cada acción generamos datos que se almacenan en una gran base esperando a ser organizados y analizados, y es justamente tarea del Big Data transformar esos datos que por sí solos no dicen nada, en información con sentido para traer eficiencia a donde sea que se apliquen. Por ejemplo, es impensado ir a algún lugar que no conozcamos sin usar una aplicación de ubicación», Franco Taraborrelli Gerente General de de Ituran Argentina.

«En el momento de acceder a visualizar el trayecto y el tránsito en tiempo real concedemos permiso al navegador para acceder a nuestra ubicación, y que nos muestre el tráfico que hay en cada calle, ruta o autopista y prever los mejores caminos posibles. Es decir, nuestros datos, sumados a los de millones de usuarios se consolidan para ofrecer información de valor sobre el tránsito en tiempo real. Y cualquier persona en cualquier lugar, de forma consciente o inconsciente, genera una cantidad de datos e información que son la materia prima del Big Data”, explica Taraborrelli.

Big Data en los seguros

Las empresas de seguros manejan grandes volúmenes de información que almacenan en los sistemas centrales de sus nubes con el objetivo de conseguir mayor agilidad comercial y eficacia operativa. Por ello, el avance en los sistemas analíticos de Big Data y Analytics en los procesos operacionales de la empresa,  supone una auténtica revolución en términos de conocimiento del cliente, prevención de riesgos, captación y fidelización, personalización de oferta, entre otras ventajas,   redefiniendo así  un nuevo escenario que ofrece nuevas oportunidades.

Big Data y Tecnologías para tomar decisiones:

La telemática, sobre la cual se sustenta el servicio ITURAN SCORING, permite a las aseguradoras realizar planes a medida, basados en el uso real del automóvil (UBI), permitiendo dimensionar y evaluar el riesgo de cada cliente según sus hábitos de manejo y su estilo de conducción, brindando así una mayor profundidad de análisis, evaluación y seguimiento de la cartera.

De este modo, se puede optimizar el negocio al conocer el uso de cada asegurado con la obtención de informes detallados, y ajustando el valor de la póliza en función del uso de cada cliente y su exposición al riesgo, reduciendo la cantidad de fraudes y siniestros asumidos. Desde el lugar del asegurado, la telemática implica principalmente poder pagar un precio justo o “el mejor precio” para tener el mejor seguro,  además de poder tener un diagnóstico del auto según la tecnología que se use y ser asistido frente a una emergencia.

¿Cuáles son las 5 ventajas competitivas que la industria del seguro puede obtener del Big Data?

1.- Personalización del servicio: Es posible satisfacer en tiempo récord y con eficiencia las demandas de clientes cada vez más exigentes, ofreciendo servicios con mayor personalización gracias a los algoritmos de análisis del comportamiento y -preferencias de los usuarios, que emiten recomendaciones afines a sus necesidades reales, a la vez que se tiene una ventaja competitiva respecto a otras empresas del mismo sector que no hagan uso de esta tecnología.

2.- Precios:  Ya sea a través de los modelos predictivos o el modelo de seguros UBI (Seguro basado en el uso), las compañías aseguradoras pueden ofrecer primas de seguros personalizadas, en base a los hábitos y patrones específicos de cada perfil de cliente.

3.- Predicción de riesgo: Mediante los modelos predictivos, basados en datos históricos, es posible inducir la probabilidad de que un hecho se produzca y anteponerse a ello, minimizando el porcentaje de riesgo para la compañía con un amplio margen de tiempo.

4.- Detección del fraude: Gracias al uso de herramientas sofisticadas encargadas de extraer datos de fuentes internas y externas, es posible observar un amplio abanico de movimientos de los clientes para detectar patrones de comportamiento que puedan inducir a situaciones fraudulentas.

5.- Fidelización: El uso de modelos predictivos e información existente en sus bases de datos, posibilita que las aseguradoras puedan prever cuáles son las pólizas con mayor probabilidad de abandono para elaborar una estrategia de retención y fidelización de esos clientes.