Inmerso en un proceso de transformación digital que concluirá en los próximos años, el sector asegurador tiene marcada una hoja de ruta hacia la digitalización, la implementación y evolución de algunas tendencias tecnológicas que cobrarán especial protagonismo en 2020.

Con el objetivo de responder a las nuevas demandas y necesidades digitales. Hocelot ha revelado las cinco principales tendencias en el ámbito del Big Data el próximo año:

  1. Data as a Service (DaaS): Los datos continúan siendo el pilar clave de gran parte del desarrollo tecnológico de las aseguradoras en 2020. En muchos casos, estos datos están disgregados lo que provoca que la misma información esté registrada en varias bases de datos con calidad diferente o mala. Junto con el Data Centric, en 2020 se promoverá que el dato maestro esté accesible desde un mismo punto para toda la compañía. La obtención de datos desestructurados en tiempo real y, mediante procesos de inteligencia, convertirlos en información digerible, el sector reducirá el riesgo, aumentará la efectividad y la eficiencia de los procesos y los esfuerzos comerciales.
  2. Asistentes digitales de voz y gestos: una de las tendencias más relevantes el próximo año será la tecnología predictiva de los asistentes y la incorporación de más funcionalidades, orientadas a facilitar la vida al cliente y a ofrecer al sector asegurador un nuevo canal de posicionamiento y oportunidad por explorar. Este avance irá ligado a los cambios de hábitos de las personas y sus dispositivos personales, por ejemplo, en el ámbito de la salud, el cuidado de las personas mayores o la biometría experimentarán grandes cambios en el futuro. Un informe de Gartner señala que en 2020 el 85% de las interacciones se realizarán a través de asistentes de voz y bots, con respuestas inmediatas y personalizadas. Esta herramienta permitirá a sus clientes consultar dudas, solicitar información, trasladar incidencias o solicitar gestiones de siniestros y asistencia.
  3. Internet de las Cosas (IoT): hoy en día hay alrededor de 26 mil millones de dispositivos conectados a la IoT y se espera que esta cifra aumente a 75 para 20251. La llegada del 5G cada vez es una realidad mayor, así como el aumento de las personas que optan por domotizar sus casas y dispositivos y, con ello, sus hábitos. La sociedad cuenta con más sensores en dispositivos que comparten continuamente una gran cantidad de datos. El reto de las empresas será procesar, optimizar y extraer en tiempo real aquello que sea relevante y estratégico.
  4. Privacidad, seguridad y ética digital: cada día generamos más datos que navegan por la red de forma dinámica y desestructurada. En este sentido, muchas empresas no están preparadas para gestionar tal cantidad, y mucho menos para interpretarlos y protegerlos. Una brecha en sus sistemas puede impactar de forma negativa en términos financieros, de reputación y legales. Además, los consumidores están cada vez más concienciados del valor de su información personal y demandan a las empresas mayor control, transparencia y trazabilidad de sus datos. Según la consultora tecnológica Gartner, en 2018 sólo el 10% de las empresas consideraban la seguridad y privacidad de los datos de los clientes como su principal preocupación. Para 2020, se espera que esta cifra se dispare hasta el 70%.
  5. Inteligencia artificial (IA): el reto de la IA en 2020 será su integración con otras tecnologías como la IoT, el machine learning o el Blockchain con el fin de proporcionar no solo una mejora de la experiencia del usuario sino una mayor anticipación a las empresas en su toma de decisiones empresariales. Para ello, la implementación de algoritmos que procesen correctamente la información agregada será fundamental para que las empresas puedan resolver sus problemas de negocio, mejorar el rendimiento de sus servicios y satisfacer a la cartera de sus clientes.