No es nuevo, lo hemos ido desvelando desde este Blog. Se ha producido un cambio increíble en la C-suite, ya que la mayoría de los directores financieros y directores de informática, han asumido funciones mucho más estratégicas en la empresa.

Sin embargo, desde Accenture ponen de relieve una cuestión: un rol que ha permanecido en gran medida sin cambios durante décadas es el del Director de Suscripción. «Históricamente, el director de Suscripción, situado al final de la cadena de producción, no ha estado en posición de impulsar un cambio estratégico significativo para el negocio. Ya es hora de que esto cambie».

En la actualidad, para la mayoría de las compañías de seguros de No Vida y Vida, la suscripción es más cara de lo necesario y menos eficiente de lo que debería ser, en un momento en que el entorno de la suscripción es cada vez más complejo. Los productores, los agentes, los corredores y los clientes esperan presupuestos más rápidos y precisos, augura el artículo de la consultora. La evaluación del riesgo se complica con nuevas exposiciones y fuentes de datos.

Cinco desafíos a conquistar

  1. Las operaciones de suscripción que se enfrenta a la presión de reducir significativamente los costes manteniendo o mejorando la calidad. Esto es particularmente importante (y difícil) dados los recientes cambios en la demografía de los principales riesgos, que se han acelerado por la pandemia.

2. Las plataformas de suscripción. En general, las aseguradoras están insatisfechas con sus sistemas de suscripción, flujos de trabajo y capacidades de análisis. Muchas no cumplen con una o más de las tres capacidades imprescindibles de una capacidad de suscripción moderna:

  • Soluciones de tarificación y cotización que configuren rápidamente los paquetes de tarifas y precios
  • Soluciones de flujo de trabajo que gestionen eficazmente las presentaciones, los equipos, los documentos y los datos
  • Uso de plataformas de datos emergentes

3. Creciente necesidad de innovar. El panorama del mercado está cambiando rápidamente gracias a los importantes cambios que se han producido tanto en los productos como en la distribución. Los corredores online y los intermediarios de puntos de venta están creando nuevos canales de distribución. Los OEMs y los OSPs se están convirtiendo en canales de venta o en competidores. Estos cambios están empujando a la suscripción fuera del papel de «administración de pólizas» con el que se ha sentido cómoda desde principios de la década de 2000.

4. La evolución de las necesidades y expectativas de los clientes. Que además se ha visto potenciada por la pandemia del COVID-19. Después de haberse visto obligados a dar el paso, muchos de los que se resisten a la digitalización están ahora familiarizados e incluso se sienten cómodos con la compra digital.

5. Identificar la enorme cantidad de información nueva de la que disponen los suscriptores. Esto también puede ser una bendición para la suscripción, concluye la consultora, pero la mayoría de los equipos de suscripción no están equipados para evaluar, seleccionar e integrar las nuevas fuentes de datos disponibles.