¿Técnica correcta, aplicación incorrecta? ¿Las inversiones en tecnología no están creando valor real? Hoy en día, todas las empresas son empresas de tecnología. Todos los negocios, en todas las industrias, están recurriendo cada vez más a la innovación basada en la tecnología para interrumpir el status quo competitivo.

Así, mientras que la mayoría de los CEOs reconocen tener confianza en la efectividad de sus sistemas de tecnología de la información (TI), la realidad es que la mayoría está luchando por alcanzar niveles de innovación que impulsen el crecimiento y los ingresos.

Esta es una de las conclusiones que se desgrana del informe global de Accenture ‘“Your Legacy or Your Legend? A CEO’s Guide to Getting the Most Out of New Technologies’” y que acaba de presentar en el Foro Davos.

La investigación, que analiza la adopción de tecnologías tanto maduras como emergentes (inteligencia artificial (IA), la nube, blockchain…) revela que sólo el 10% de las empresas están tomando decisiones óptimas de inversión, adopción de tecnología y logra obtener el valor total de esas inversiones.

Sólo el 10% de las empresas están tomando decisiones óptimas de inversión y adopción de tecnología y obteniendo el valor total de esas inversiones.

“Al adoptar nuevas tecnologías de forma más agresiva y romper las barreras para escalar la innovación en sus organizaciones, estas empresas líderes están generando más del doble de la tasa de crecimiento de los ingresos que las que se encuentran en el extremo inferior”, remarcan los expertos.

Nueva hoja de ruta para realizar inversiones estratégicas

Al mismo tiempo, el estudio encontró que el 80% de los CEO creen que tienen las tecnologías adecuadas para innovar a escala. Además, un 70% afirman conocer muy bien las inversiones de su organización en innovación.

«La mayoría de las compañías están arriesgando un crecimiento significativo de sus ingresos futuros debido a la brecha entre el potencial y el valor realizado de sus inversiones en tecnología», afirma Paul Daugherty, director de tecnología e innovación. «Nuestro informe ofrece a los CEO una nueva hoja de ruta para ayudar a realizar inversiones estratégicas que reduzcan esta brecha de logros en innovación y alimenten un mayor crecimiento».

La elección difícil es a menudo la mejor: Cinco medidas para destacar

  1.  El progreso: La medida en que las empresas aplican nuevas tecnologías para hacer evolucionar los procesos de negocio en toda la empresa. Un ejemplo, es el uso de la nube y la inteligencia artificial (IA) para aumentar la eficacia de múltiples procesos de negocio en lugar de trabajar en silos.
  2.  Adaptación: Asegurar que los sistemas de TI pueden adaptarse y responder a las condiciones cambiantes del mercado con acciones como el desacoplamiento de los sistemas heredados y el uso de los servicios de la nube como catalizador de la innovación.
  3.  Oportunidad: Crear una secuencia y hojas de ruta apropiadas para el despliegue de nueva tecnología. Esto comienza con la identificación de las tecnologías fundamentales y la priorización de la adopción basada en su impacto en toda la empresa.
  4. Personal humano y mecánico: Utilizar tecnologías para aumentar los empleados y hacer el trabajo más atractivo mientras que simultáneamente se obtienen mejoras en la eficiencia. Esto podría implicar la entrega de capacitación tecnológica aumentada, personalizada y experimental para trabajar con las tecnologías del futuro.
  5. Estrategia: Alinear activamente la estrategia de negocio y la estrategia de TI y entrelazar las inversiones en tecnología para aprovechar mejor las oportunidades.

Las empresas que no construyan  sistemas totalmente optimizados para todas las tecnologías de rápida maduración encontrarán dificultades para ponerse al día. Eso se verá reflejado negativamente en su rendimiento financiero», alertó James Wilson, director general de Tecnología de la Información e Investigación de Negocios de Accenture