Blockchain -unida al concepto de seguridad alimentaria- será una constante estos años, pues es sinónimo de una cadena de suministro mucho más saneada y de calidad. El motivo no es otro que la capacidad de esta tecnología de asegurar la trazabilidad de los alimentos, desde su origen hasta que llegan al cliente final.

MAPFRE forma parte de diversas plataformas que hacen uso de esta tecnología, como B3i, una iniciativa global apoyada por 19 grandes inversores del sector de los seguros y una comunidad diversa que actualmente comprende más de 40 empresas.

Conseguir una agricultura más sostenible y resiliente es esencial para eliminar los problemas de hambruna y desnutrición, y frenar la emergencia climática.

En lo que respecta a su protección, desde la aseguradora ofrece seguros agrícolas -o agropecuarios-,  que permiten al productor proteger sus inversiones en el cultivo o la producción ganadera, adquiriendo una póliza a través de las aseguradoras. Una agricultura protegida supone una mayor garantía de disponibilidad de alimentos y contribuye a fijar población en las zonas rurales.

Más información aquí