El bufete DAC Beachcroft, en colaboración con la insurtech start up Automated Insurance Solutions (AIS) y el proveedor de soluciones para siniestros Audatex, está desarrollando una herramienta basada en tecnología de inteligencia artificial que «ofrece una respuesta inmediata en materia de responsabilidad civil» tras un accidente de tráfico.

La plataforma, denominada BAIL, realiza a los aseguradores preguntas sencillas sobre el accidente de tráfico y les pide que seleccionen una imagen de trazado de la carretera que «indique mejor el escenario del accidente». También tiene la opción de añadir o solicitar testimonios de testigos. Utilizando estos datos, la IA de la plataforma proporciona rápidamente una respuesta sobre la responsabilidad por accidentes.

Para confirmar la ubicación exacta y las condiciones meteorológicas en el momento del accidente, la plataforma está vinculada a Google Maps y a datos meteorológicos históricos. Esta información adicional permite al usuario elaborar un informe de accidente «en segundos», junto con el resultado de la responsabilidad, explica el comunicado.

Además, la plataforma incluye una función de autoservicio, lo que significa que los asegurados pueden introducir su propia cuenta del accidente sin necesidad de hablar con un gestor o investigador de reclamaciones.

Tal y como explica Peter Allchorne, socio y director del Laboratorio de Innovaciones del DAC Beachcroft, «es fácil e intuitivo de usar, y el conjunto de preguntas es totalmente dinámico, sólo se pregunta qué es relevante para devolver una decisión rápida, precisa y consistente sobre la responsabilidad».

Por su parte, Elliot Roberts, director de gestión de productos de Audatex, añadió: «Queríamos apoyar una solución basada en el aprendizaje automático para el proceso esencial y a veces complicado de establecer la responsabilidad, ayudando a los profesionales de reclamaciones a centrarse en los casos que requieren su atención y un procesamiento directo para los que no la necesitan».

Los clientes que han estado probando el uso de BAIL «ya se están beneficiando de una reducción en los gastos operativos», así como de una aceleración en «lo que históricamente ha sido un proceso muy manual, basado en papel», detalla Ben Taylor, director ejecutivo de AIS.