Las pérdidas aseguradas por catástrofes naturales totalizaron en la primera mitad del año 15.000 millones de dólares, frente a un coste económico total de 42.000 millones. Esto, según los datos ofrecidos por MUNICH RE, da un ratio de cobertura del 35%, porcentaje que, si bien es todavía bajo, ha mejorado en relación a las medidas a largo plazo.

Así, el porcentaje medio en los últimos 30 años de pérdidas económicas cubiertas por el sector asegurador está en el 26%, mientras que la media de la última década está en el 33,7%.

La reaseguradora indica que, hasta junio pasado, se registraron un total de 370 eventos; en muchos casos, la parte asegurada del coste económico global fue «extremadamente pequeña», debido a la baja penetración de los seguros en muchos de los países afectados.

Alta proporción de pérdidas en países pobres

En particular, de las estadísticas de esta primera mitad del año, llama la atención sobre la alta proporción de pérdidas que afectan a los países más pobres. Tres de los cinco desastres más costosos afectaron a países emergentes y en desarrollo, entre ellos, un desastre por inundaciones en Irán (pérdidas totales de 2.500 millones de dólares) y pérdidas por tormentas e inundaciones por el ciclón Fani en India y Bangladesh en mayo (2.200 millones de dólares). No hay estimaciones de pérdidas aseguradas para ninguno de estos tres eventos.

En contraste, en eventos catastróficos como los acaecidos en mayo en Estados Unidos (tormentas con tornados en el medio oeste del país) produjeron pérdidas económicas de 3.300 millones de dólares, los cuales un tres cuartas partes (75,8%) fueron asumidos por el sector (concretamente 2.500 millones).

Lo mismo se puede decir de Europa: el clima extremo en junio provocó 1.000 millones en pérdidas económicas, de los que ocho de cada diez dólares estuvieron cubiertos por el seguro. El ciclón Eberhard, el pasado mes de marzo, provocó un coste conjunto para las aseguradoras de 900 millones, el 75% del total de pérdidas económicas.

principales eventos catastróficos en el primer semestre de 2019 munich re

Promover la colaboración con el sector público

«Cuando se observa la primera mitad de 2019, los desastres en los países más pobres son preocupantes porque las víctimas a menudo carecen prácticamente de cobertura de seguro”, afirma Torsten Jeworrek, miembro del Consejo de Administración de MUNICH RE. “El ciclón Idai, que azotó Mozambique, fue en términos relativos peor para ese país que el terremoto de Tohoku -el desastre natural más costoso que se haya registrado- para Japón en 2011. Casi nada estaba asegurado, por lo que muy pocas de las personas afectadas pudieron obtener asistencia financiera inmediata por la pérdida de sus pertenencias”, añade

Y concluye: “La experiencia ha demostrado que estos países a menudo tardan años en recuperarse de los desastres. Por lo tanto, la industria de los seguros necesita promover asociaciones con los gobiernos y los bancos de desarrollo para proporcionar una mayor asistencia a países como Mozambique».

De la misma manera, Ernst Rauch, Chief Climate and Geoscientist de la reaseguradora, comenta: «Varios estudios científicos indican que las olas de calor están aumentando debido al cambio climático, así como las tormentas de granizo, según los estudios más recientes. En vista de los potenciales de pérdidas y del aumento de los activos expuestos, es muy importante que las aseguradoras sean conscientes de estos cambios. En cualquier caso, las medidas para reducir la vulnerabilidad a las pérdidas tienen sentido porque debemos asumir que esta tendencia continuará en los próximos años y décadas».